Internacionales

Relevan al jefe del Ejército en Ecuador

* Lo culpan por errores de seguridad previos al choque aéreo en que murieron la ministra y otras seis personas

El gobierno socialista de Ecuador relevó al jefe del Ejército, general Pedro Machado, a quien culpó de errores de seguridad previos al choque aéreo en el que murieron la ministra de Defensa Guadalupe Larriva y otras seis personas, una medida que, según el oficial, preocupa al alto mando.
Machado dijo que fue retirado tras negarse a dimitir, como se lo pidió el jueves el ministro de Defensa encargado, Ricardo Patiño, quien le recriminó por supuestas fallas antes del siniestro en el que perecieron Larriva, su hija de 17 años y cinco militares al chocar dos helicópteros de combate el 24 de enero.
“Patiño me dijo: ‘Les entregamos a la ministra viva y ustedes nos la devuelven muerta’”, comentó Machado este viernes sobre un diálogo telefónico con el ministro. “Asumo que tengo que irme para que se calme la situación”, añadió el oficial, indicando que “no se puede culpar a un comandante de todo lo que pasa en el Ejército, pues hay niveles de responsabilidad”.
Machado descartó que su retiro haya causado “malestar” en el alto mando, aunque aseguró que “sí hay preocupación”, y denunció que “alguna gente quiere hacerle daño a las Fuerzas Armadas”.
Patiño --ministro de Economía-- confirmó el viernes que el oficial fue “cesado en sus funciones por el presidente Rafael Correa, no tanto por el accidente en sí, ni por las especulaciones de que pudiera haber un atentado, sino por las decisiones administrativas y de seguridad que se tomaron antes del vuelo”.
El funcionario aseguró que hubo “errores de operación” en el ejercicio en el que participaba Larriva, como la distancia entre aeronaves. El choque ocurrió cerca de la base de Portoviejo (suroeste), cuando Larriva --primera mujer al frente del Ministerio de Defensa en Ecuador-- y sus acompañantes retornaban de una demostración nocturna de tiro de los helicópteros franceses Gacela.
El jefe del comando conjunto de las Fuerzas Militares, general Héctor Camacho, sostiene que la funcionaria, de 50 años, pidió subir a una de las aeronaves para participar en el ejercicio, lo que los uniformados asumieron como una orden, según un informe del Congreso.
Sin embargo, añade ese reporte, el instructivo de la operación no tenía previsto que Larriva viajara en un helicóptero de combate.