Internacionales

Tormentas y tornados azotan centro de Florida

* Habitantes de Paisley y Lady Lake fueron sorprendidos mientras dormían, y sus casas quedaban reducidas a escombros

Un severo frente de tormentas eléctricas y tornados mató este viernes por la madrugada a por lo menos 19 personas en el centro de Florida (sureste), quienes fueron sorprendidas mientras dormían, y miles de residencias fueron reducidas a escombros o resultaron dañadas.
Las 19 muertes confirmadas se registraron en el condado de Lake (centro): 13 en la localidad de Paisley --de más de 700 residentes-- y seis en Lady Lake –11,000--, dijo a la AFP Christopher Patton, portavoz del condado de Lake.
Dicho condado queda al noroeste del centro turístico Walt Disney World, en Orlando, el cual no fue afectado por el sistema. Autoridades mantenían operativos de búsqueda y rescate en Lake, donde el sheriff local, Gary Borders, dijo que aún había personas desaparecidas.
Una extensa área de 51 km2 (20 millas cuadradas) fue arrasada por el sistema sólo en Lake, y “hay probablemente miles de residencias en esa área. Nos va a tomar bastante tiempo obtener respuestas específicas sobre cuántos daños hay”, dijo Jerry Smith, director de los servicios de emergencia del condado.
Sobre las víctimas, las autoridades dijeron que hay dos estudiantes de secundaria y tres integrantes de una familia de cinco personas.
“Hemos confirmado dos estudiantes muertos... una de las familias (la de cinco personas) también fue golpeada por la tragedia, ambos padres murieron... y uno de sus niños también murió”, dijo Anna Cowin, superintendente de escuelas.
“No tenemos cálculo de heridos”, dijo, por su parte, Craig Fugate, Director de Emergencias de Florida.
Un hombre supuestamente resultó electrocutado en el vecino condado de Volusia y fue llevado a un hospital, “pero no tenemos ninguna información sobre su estado ni de la magnitud de sus heridas”, dijo a la cadena CNN, Holly Smith, portavoz del condado.
El gobernador del Estado, Charlie Crist, declaró un estado de urgencia en cuatro condados de la región, que permite liberar fondos y provisiones para los damnificados.
Las autoridades locales continuaban un operativo de búsqueda y rescate en la zona, donde miles de residencias quedaron destruidas o dañadas, localidades y escuelas aisladas, y más de 20,000 personas sin electricidad.
El meteorólogo estatal Ben Nelson dijo en una conferencia de prensa que el sistema de tormentas, denominado como una “supercélula”, estaba en el Golfo de México el jueves, y el Servicio Nacional de Meteorología (NWS) había emitido alertas que no llegaron a los residentes por lo avanzada de la noche.
Las supercélulas son en esencia tormentas eléctricas giratorias, y ésta “se movió a tierra y comenzó a producir un tornado... como a las tres de la mañana, que avanzó hacia el este a 50 millas por hora (80 km/h)”, atravesando Lake y Volusia.
“Esta tormenta se movió en mitad de la noche, muy rápido y en el peor momento, cuando la gente dormía”, dijo Kevin Lenhart, de los servicios de emergencia de Lake.
Varios residentes dijeron haber despertado por la madrugada a lo que parecía ser el ruido de un tren de carga.
“Me levanté de un profundo sueño. Escuché a un tren que venía y corrí al baño. Un árbol entró por la ventana de la habitación, en donde estaba mi cabeza”, dijo un residente local, David Wholly, al diario Orlando Sentinel. Otros dos tornados fueron reportados en condados vecinos el viernes por la mañana, según el NWS.
Usualmente el invierno boreal es la estación seca en Florida, pero “hay condiciones de El Niño”, dijo Nelson, que cuando está activo produce fuertes corrientes de viento cerca de Florida e inestabilidad en la atmósfera.
Aunque el fenómeno climático protege a la región de la formación de huracanes, como hizo este año, puede provocar violentas tormentas en Florida en invierno. La posibilidad ya había sido advertida al iniciar la estación.
El más violento incidente con tornados de invierno en Florida ocurrió entre el 22 y 23 de febrero de 1998, cuando siete tornados y fuertes tormentas mataron a 42 personas. El día de Navidad de 2006, más de una docena de personas resultó herida y más de 200 residencias dañadas por tormentas y tornados que azotaron la misma zona afectada este viernes.