Internacionales

Funestas previsiones sobre calentamiento del planeta

* Anuncian un aumento en las temperaturas de entre 2 y 4.5 grados con respecto al periodo previo a la era industrial

La temperatura de la tierra podría aumentar tres grados Celsius en el mejor de los casos, o incluso 4.5ºC, si la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera se incrementa, previeron el martes en París los expertos que participan en una conferencia mundial sobre clima.
En un borrador de su informe que será presentado oficialmente el viernes y que fue filtrado en parte a la prensa, este Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, según sus siglas en inglés), anuncia un aumento de las temperaturas de entre 2 y 4.5º C con respecto al periodo previo a la era industrial.
Para los especialistas está claro que el incremento de las temperaturas dependerá de la “estabilización” de la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera a 550 partes por cada millón. Sin embargo, este límite podría superarse a finales de este siglo, si no se hace un esfuerzo serio.
Incluso poniendo los medios adecuados y dando por supuesto que el aumento de la temperatura se detuviera en 3 º C, esto significaría un “choque térmico” muy importante, ya que el calor no se distribuye por igual y en algunos lugares de la Tierra representaría un aumento de temperatura real de 10º C.
Hoy en día, la concentración de CO2 equivale a 380 partes por millón, frente a las 270 partes por millón registradas en 1750. Los expertos consideran que las temperaturas mundiales aumentarán de 1 a 6.3º C a finales de este siglo, en comparación con finales del siglo XX.
El IPCC subraya que el “recalentamiento queda de manifiesto en el aumento de las temperaturas del aire y los océanos, en la desaparición de la nieve y el incremento del nivel de los océanos”.
Según los expertos, el impacto de la mano del hombre en el clima no deja ya lugar a dudas y se estima que el aumento de las temperaturas debido al CO2 emitido por los habitantes del planeta es cinco veces más importante que el impacto de la actividad solar, factor que provoca las variaciones naturales del clima.
Este borrador está siendo discutido en París por 500 delegados de 120 países que debaten a puerta cerrada y será oficialmente aprobado por consenso y presentado el viernes en la capital francesa.
El texto de los especialistas prevé también un aumento de las olas de calor en la mayoría de las regiones terrestres, una multiplicación de las precipitaciones, una reducción de las zonas tropicales y menos ciclones y tsunamis pero cada vez más fuertes. Frente a este contexto nada alentador, los expertos instarán a la comunidad internacional a dar una respuesta fuerte y unida que implique una continuación del protocolo de Kyoto, cuya primera fase expira en 2012 y que no ha sido ratificado por Estados Unidos, primer contaminador mundial.
El IPCC, creado en 1988 por la ONU y la Organización Meteorológica Mundial, busca ser “una correa de transmisión” entre el mundo de la investigación y el de los gobernantes. Sus informes, que constituyen la fuente más vasta de conocimiento posible sobre el tema, son reconocidos por los 192 Estados miembros de la ONU.
El informe de este año, que moviliza desde hace más de dos años a 2,500 investigadores, será una especie de biblia o base científica para las negociaciones “post-Kyoto”.