Internacionales

Irak: Violencia se cobra otros 70 muertos

Los nuevos atentados se dan en momentos en que el Senado de EEUU discute varias mociones contra el envío de más tropas a Irak.

Al menos 70 personas fallecieron este jueves en Irak, en diversas acciones de violencia, la mayoría de ellas en un doble atentado en Hilla, a 100 kilómetros al suroeste de Bagdad, informaron fuentes del ministerio iraquí del Interior.
Los suicidas detonaron la carga de explosivos que portaban cuando se encontraban en medio de un mercado popular en el centro de Hila, que estaba abarrotada. Al menos 57 víctimas mortales y 138 heridos fue el balance del doble ataque suicida, según un balance de los servicios de seguridad iraquíes.
Las explosiones tuvieron lugar en la calle al Maktabat con un intervalo de pocos minutos y a escasa distancia una de otra. La policía aseguró que el atentado rompió la calma de la ciudad a las 18.10 horas locales (9.10 en Nicaragua) y que numerosas ambulancias comenzaron a trasladar a los heridos hasta los hospitales. La localidad de Hila, de mayoría chií fue objeto, en febrero de 2005, de un atentado con coche-bomba en el que fallecieron 125 personas.
Ambas explosiones se sucedieron con un mínimo intervalo. La policía intentó infructuosamente reducir al segundo suicida. Apenas ocurrida la primera explosión, los civiles intentaron escapar en dirección opuesta. Fue entonces cuando el segundo kamikaze hizo estallar su artefacto. El ataque provocó la destrucción de unos 20 locales comerciales, además de diversas cafeterías.
En el centro de Bagdad, seis personas murieron y 12 quedaron heridas, a consecuencia de una explosión en el interior de un autobús en el distrito de Karrada, afirmó un oficial de seguridad. Al mediodía, un coche bomba explotó en Rassafi, una zona céntrica de la capital iraquí, lo que costó la vida a tres personas y dejó heridas a otras siete.
Una bomba artesanal ocasionó el deceso de un civil, así como lesiones a tres individuos, también en el centro de Bagdad. En el norte bagdadí, el disparo de un obús de mortero mató a tres personas e hirió a 24. Treinta cadáveres fueron hallados en distintos sectores de la principal ciudad iraquí.
El gobernador de la provincia de Salaheddine, Hammud al-Chakti, escapó de un ataque suicida en la universidad de Tikrit, 250 km al norte de Bagdad, que originó heridas a cuatro de sus guardias.
Discuten envío de más tropas
Esta jornada de violencia se da en momentos en que el Senado de EEUU discute varias mociones contra el envío de más tropas a Irak, incluida una resolución de compromiso que podría contar con respaldo bipartidista y que, de salir adelante, se votaría la próxima semana.
Por una parte está la resolución avalada por el republicano Chuck Hagel y los demócratas Carl Levin y Joseph Biden, que ya fue aprobada por el comité de Exteriores de la Cámara Alta y que se espera que se vote hoy en el pleno, en la que se señala que el refuerzo de tropas "no es de interés nacional".
Hay una segunda, algo menos crítica, que está patrocinada por el republicano John Warner y el demócrata Ben Nelson, entre otros, en la que también se rechaza el envío de los 21.500 propuestos por Bush aunque se precisa que podría avalarse un contingente menor. El texto de compromiso es muy similar al de Warner, aunque garantiza que no habrá bloqueo de fondos para las tropas estadounidenses desplegadas en Irak.
La Casa Blanca está pendiente de este debate aunque mantiene que el presidente no se plantea cambiar de planes, independientemente de que se apruebe o no una resolución al respecto.
"El presidente seguirá ejerciendo su responsabilidad como comandante en jefe y hará lo que cree que será lo mejor para la seguridad de los estadounidenses", dijo hoy el portavoz presidencial, Tony Snow. Otra cosa que seguirá haciendo, añadió, es "animar a la gente a que dé una oportunidad a su plan".