Internacionales

Atentado suicida en balneario israelí

* Es el primer ataque suicida palestino en Israel en nueve meses

Tres personas murieron y varias más resultaron heridas en un atentado suicida reivindicado por grupos radicales palestinos en una panadería de Eilat, un balneario del Mar Rojo, al sur de Israel, en el primer ataque de este tipo en nueve meses que provocó las condenas de Estados Unidos y la ONU.
La Yihad islámica y las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, vinculadas a Fatah, reivindicaron de manera conjunta el atentado en sendas llamadas telefónicas a la AFP en Gaza, y afirmaron que fue cometido por un palestino de 21 años originario de la zona.
La acción provocó la dura reacción del primer ministro israelí, Ehud Olmert, quien prometió una “lucha sin respiro contra los terroristas y quienes les encargaron” el crimen.
El atentado, en el cual murió también el kamikaze, Mohamed Fayzal Al Siksek, fue también el primero perpetrado en Eilat.
“El mártir llegó (a Eilat) proveniente de Jordania”, afirmó en Gaza un portavoz de la Yihad islámica que se presentó enmascarado y rodeado de activistas armados.
“Se trata de una operación compleja que fue planificada durante siete años”, agregó.
El gobierno jordano se apresuró a negar las palabras del portavoz islamista y las autoridades israelíes cerraron el puesto fronterizo israelo-egipcio de Taba.
Según fuentes médicas y policiales, tres personas murieron y varias fueron heridas en el ataque contra una pequeña panadería del centro comercial “Isidore”, situado en un barrio más bien alejado del mar y de los grandes centros turísticos del balneario.
El kamikaze entró en “Lehamim” (panes en hebreo y el nombre del establecimiento) con una bomba en su mochila y la hizo explotar a las 09H40 locales (07H40 GMT), agregaron las fuentes.
Trozos de seres humanos fueron proyectados alrededor debido a la fuerza de la deflagración, según los testigos.
Este acto “debe encender la luz roja en cuanto a las intenciones de los grupos terroristas”, declaró el ministro de Defensa, Amir Peretz, durante una reunión del grupo parlamentario laborista.
“Evidentemente es un hecho muy grave, un umbral ha sido franqueado y lo tendremos en cuenta”, agregó.
La Casa Blanca también condenó “enérgicamente” el atentado suicida.
“Estados Unidos condena enérgicamente el atentado terrorista en Eilat, que causó la muerte de al menos tres civiles”, señaló un comunicado de Tony Snow, portavoz del presidente George W. Bush.
Asimismo, el secretario general de la ONU, el surcoreano Ban Ki-moon, condenó la acción e hizo un llamamiento a las fuerzas de seguridad palestinas a impedir cualquier otro acto de ese tipo, indicó su portavoz, Michele Montas.
Yasser Abed Rabbo, que acompaña al presidente Mahmud Abas en la cumbre de la Unión Africana en Addis Abeba, subrayó el rechazo palestino a actos como el de Eilat. “Creemos que no están en el interés de la causa palestina y que perjudican la imagen del pueblo palestino”, añadió.
Sin embargo, un portavoz de Hamas, en el gobierno palestinos, consideró que el atentado constituyó “una respuesta natural a los crímenes del ocupante (israelí) contra nuestro pueblo”.
Hamas no ha reivindicado atentados en Israel desde hace casi dos años. El último atentado suicida en Israel tuvo lugar el 17 de abril de 2006. Dejó un saldo de 11 muertos y fue reivindicado por la Yihad islámica.
El ataque tiene lugar días antes de una reunión del Cuarteto (Estados Unidos, ONU, Unión Europea, Rusia) prevista el 2 de febrero en Washington para intentar reactivar el proceso de paz israelo-palestino, en punto muerto desde hace años.
Una cumbre tripartita está prevista también en febrero entre Olmert, Abas y la secretaria estadounidense de Estado, Condoleezza Rice.