Internacionales

Temor en RU por posible hundimiento de carguero

El carguero encalló ayer en el canal de La Mancha (sur de Inglaterra) y comenzó a perder parte del combustible y del material químico que transportaba. La Policía Guardacostas teme por el posible daño en el ambiente.A

Expertos en medidas anticontaminación tratan desesperadamente de evitar daños ecológicos mayores después de que un carguero accidentado frente a la costa de Devon (suroeste de Inglaterra, en el canal de La Mancha) comenzara a perder petróleo y cayeran al mar algunos de los contenedores que transporta.
Las fuertes tormentas que asolaron el canal de La Mancha el jueves dañaron gravemente al "MSC Napoli", que se intentó remolcar hasta Portland (en el sureño condado británico de Dorset) pero que tuvo que ser encallado frente al pueblo de Branscombe ante el peligro de que naufragase antes de llegar a destino.
El barco ha perdido ya doscientos de los más de 2.000 contenedores que lleva a bordo, algunos con substancias químicas tóxicas, y unas doscientas toneladas de petróleo han escapado de un depósito de combustible agujereado.
El carguero, el MSC Napoli, ya sufrió un accidente en Vietnam, en cuyas aguas encalló en 2001, aunque entonces tenía otro nombre, CM-CGM Normandie, informó la BBC.
"Debido al mal tiempo reinante, las situación se deterioró durante la noche y el carguero se inclinó 30 grados", afirmó la agencia marítima de guardacostas británica (MCA).
Los guardacostas temen que la nave pueda volcar por completo. La inclinación ya provocó, por el momento, la caída al mar de 158 contenedores, "dos de ellos con material peligroso", añadió la MCA al explicar que uno de los contenedores lleva ácidos para pilas y el otro partes de "air-bags" de vehículos. "Se localizaron a la deriva 40 de los contenedores", agregó la MCA.
La guardia costera ha expresado, sin embargo, el temor a que el barco pueda hundirse en cualquier momento.
Asimismo, "durante la noche se empezó a escapar combustible" de uno de los depósitos de la embarcación, y se pudieron apreciar manchas de petróleo en una banda de ocho kilómetros de largo y 500 metros de ancho frente a la entrada de la cercana bahía de Lyme.
Mientras tanto se han colocado barreras flotantes en las desembocaduras de los ríos próximos para proteger la fauna y la flora aunque ya han aparecido algunas aves contaminadas.
Los veintiséis tripulantes del buque, que pertenece a la Swiss Mediterranean Shipping Company, fueron rescatados el jueves con ayuda de helicópteros en una operación coordinada con los franceses después de que se inundara la sala de máquinas y el barco comenzara a escorarse peligrosamente en medio de una fuerte borrasca.