Internacionales

Marine confiesa que violó y mató a niña iraquí


INDIANA / AFP
El sargento del Ejército estadounidense Paul Cortez, de 24 años, se declaró culpable de haber participado en una matanza cometida el 12 de marzo de 2006 en la localidad iraquí de Mahmudiya, donde además violó y asesinó a una niña iraquí, informó su abogado William Cassara. De esta manera, Cortez evitará la pena de muerte.
“Pensó que era en su mayor interés, quiso aceptar su responsabilidad y quiere continuar su vida y dejar esto atrás”, declaró Cassara. El abogado no dio detalles del acuerdo al que llegaron, pero dijo que Cortez aceptó cooperar en los juicios de los otros tres soldados acusados por el mismo caso. James Barker, de 23 años, se declaró culpable en noviembre y fue sentenciado a cadena perpetua.
Los fiscales sostienen que cinco soldados vieron a Abeer Kassem Hamza al-Janabi en la calle y planearon entrar a su casa y violarla. Según los testimonios, tres soldados entraron en la sala de la casa, ataron a la niña y comenzaron a violarla, uno a uno. Luego, un cuarto soldado, quien supuestamente acribilló a balazos a los padres y hermana de Abeer, entró en la sala y procedió a violar a la pequeña, mientras era sostenida por uno de sus compañeros.
Al terminar, el soldado disparó contra la joven, luego se detuvo y continuó los disparos. Este crimen, conocido como el “Caso Mahmudiya”, ha despertado una consternación mundial por la atrocidad con el que fue cometido.
Los cadáveres fueron encontrados en la aldea de Mahmudiya, al sur de Bagdad, por un médico iraquí, quien declaró en una audiencia realizada el 7 de agosto pasado contra los militares estadounidenses.