Internacionales

Correa jura mandato y no pierde tiempo

El mandatario dijo que renegociará la deuda externa, impulsará un modelo económico socialista y convocará una consulta popular para reformar la Constitución.

El izquierdista Rafael Correa juró hoy su cargo como Presidente de Ecuador en la sede del Parlamento, para un período de cuatro años. El presidente anunció, momentos después, que convocará este lunes a una consulta popular sobre una Asamblea Constituyente con plenos poderes que modifique la Carta Política de 1998.
El presidente del Legislativo, Jorge Cevallos, tomó el juramento a Correa, un economista de 43 años, en presencia del jefe de Estado saliente, Alfredo Palacio. "Ante Dios y ante el pueblo ecuatoriano juro cumplir el mandato que me dio el pueblo ecuatoriano el pasado 26 de noviembre", dijo Correa en referencia a la segunda vuelta electoral y en medio de un sonoro aplauso de los asistentes.
Palacio ciñó la banda presidencial a su sucesor en una ceremonia realizada un día después de que Correa recibiera el Bastón de Mando en una ceremonia indígena en la parroquia de Zumbahua, en el centro andino de Ecuador.
A la investidura de Correa asistieron los presidentes de Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Haití, Irán, Paraguay, Perú, Venezuela, República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, en representación de España, además de decenas de delegaciones de menor rango de otros países. En representación de Nicaragua asistió el presidente Daniel Ortega acompañado de la primera dama, Rosario Murillo.
En la sede del Parlamento, Correa firmó su primer decreto en el que asume el cargo "por mandato de la Constitución y en cumplimiento de la voluntad del pueblo ecuatoriano". Correa, que vestía un traje pero sin corbata y una camisa con motivos indígenas, lució la banda presidencial con los colores amarillo, azul y rojo de la bandera de Ecuador.
Momentos después de la investidura, Correa anunció los primeres cambios de su mandato: renegociar la deuda externa y que impulsará un modelo económico de corte socialista. Además, informó que convocará a una consulta popular para reformar la Constitución.
"Convocaré a la consulta popular para que el soberano, el pueblo ecuatoriano, ordene o niegue esa Asamblea Nacional Constituyente de plenos poderes que busque superar el bloqueo político y social en el que el país se encuentra sumergido", señaló Correa en su discurso de posesión ante el Congreso.
El mandatario anticipó el domingo que el texto será enviado al Tribunal Supremo Electoral (TSE) sin el aval del Congreso, que sólo "será informado como una deferencia", lo que es tachado de ilegal por la oposición. "No negociaré con nadie la dignidad de la patria, la patria ya no está en venta", indicó.