Internacionales

Evo justifica protestas contra gobernador de Cochabamba


COCHABAMBA, BOLIVIA /EFE
El presidente de Bolivia, Evo Morales, justificó el alzamiento de los productores de coca contra el prefecto (gobernador) del departamento de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, conflicto en el que han muerto dos personas.
"Quiero felicitar a la conciencia del movimiento campesino (…). Cuando el pueblo reacciona, reacciona (...) Yo respeto la decisión de los compañeros", dijo el gobernante, al respaldar así la demanda de los cocaleros que exigen la renuncia de Reyes.
El gobernante se reunió la noche del sábado en la ciudad de Cochabamba (centro) con los dirigentes de la Federación de Cocaleros del Trópico, el sindicato que encabeza la movilización y que él preside desde hace dos décadas, y después viajó a Ecuador para asistir a los actos de investidura presidencial de Rafael Correa.
Durante una pausa de la reunión, Morales declaró a los periodistas que los productores de coca, que argumentan que el gobernador ha incurrido en varias irregularidades en los primeros once meses de su gestión, tienen razón al pedir la dimisión de Reyes Villa.
"Estoy sorprendido por las denuncias que recibí" contra el prefecto y que le acusan de "haber engañado y humillado al pueblo" con una administración falseada, dijo Morales.
El Jefe de Estado se hizo eco así de las acusaciones de corrupción, incitación a la violencia, gastos indebidos y contrariar la voluntad del pueblo con un referendo autonómico, a pesar de que ya se hizo en 2006 y entonces la población cochabambina rechazó por mayoría ese tipo de sistema político-administrativo en la región.
Morales corroboró en su contacto con los cocaleros que hay una "decisión muy cerrada" en su demanda de dimisión del gobernador.
Reyes Villa, quien se encuentra en la ciudad oriental de Santa Cruz amparado por sus colegas de ese distrito, y de Tarija, Pando y Beni, rechazó las afirmaciones del presidente y le criticó por "echar más leña al fuego" iniciado por los campesinos.
"En realidad lo que (Morales y los cocaleros) quieren es tumbar al prefecto de Cochabamba para luego generar un efecto dominó y tumbar así a todos los prefectos que no están en la línea del Gobierno", declaró Reyes al diario Opinión.
El gobernador insinuó el viernes pasado la posibilidad de abandonar su idea de convocar a un nuevo referendo sobre autonomía y el anuncio fue respondido por los cocaleros con la suspensión del bloqueo de caminos que habían comenzado el martes anterior.
No obstante, sigue bloqueada la carretera que va de Cochabamba a Santa Cruz, a pesar de que los dirigentes campesinos admitieron hoy que realizan gestiones para levantar la medida en esta zona.
Hoy, el dirigente cocalero Asterio Romero dijo a EFE que en la reunión Morales se mostró "muy preocupado por los bloqueos y enfrentamientos" registrados en la última semana, que además de los dos fallecidos han dejado dos centenares de heridos.
Romero, Secretario de Actas de la Federación de Cocaleros, anunció que los campesinos evaluarán hoy domingo la conversación con su líder y definirán nuevas acciones para lograr su objetivo de destituir al gobernador del departamento.
Entretanto, centenares de agricultores continúan ocupando una céntrica plaza y algunas avenidas de la ciudad de Cochabamba, entorpeciendo el tráfico en actitud amenazadora hacia los demás pobladores de la urbe.
A petición de los prefectos opositores al Gobierno, la Iglesia Católica, la Asamblea Permanente de Derechos Humanos y el Defensor del Pueblo habían aceptado el viernes mediar en el conflicto.