Internacionales

EU golpea redes de Al Qaeda


SOMALIA, MOGADISCIO / AFP
Nuevos ataques aéreos azotaron ayer miércoles el extremo sur de Somalia, donde se esconden las últimas fuerzas islamistas e igualmente agentes de la red terrorista Al Qaida, según Estados Unidos, país que reforzó su dispositivo aeronaval frente a las costas somalíes.
Ocho “terroristas” fallecieron en los ataques y cinco fueron capturados, indicó el primer ministro etíope, Meles Zenawi, quien no pudo confirmar la identidad de los muertos. Además, siete de los 20 terroristas que eran objetivo pudieron escapar aparentemente al ataque.
“El objetivo era 20 terroristas, y 13 de ellos están ahora fuera de juego”, subrayó, y agregó: “No sabemos dónde están los restantes. Ocho están muertos y cinco heridos están ahora bajo control de nuestras tropas”.
Los estadounidenses buscan especialmente al ciudadano de las Comores Fazul Abdulá Mohammed y al keniata Saleh Ali Saleh Nabhan, implicados --según Washington-- en los atentados de 1998 (224 muertos) contra las embajadas estadounidenses de Kenia y de Tanzania. También están tras la pista de Abu Talha Al Sudani, un sudanés experto en explosivos cercano a Osama Bin Laden.
“Hoy (ayer miércoles) todavía hubo ataques aéreos de Estados Unidos, y van a continuar hasta que los terroristas sean eliminados de esta región de Somalia”, declaró a la AFP el viceprimer ministro somalí, Hussein Mohamed Aidid, en Mogadiscio. “Apoyamos los ataques”, sentenció.
“Los ataques tuvieron lugar en pueblos y distritos de Badade y de Afmadow”, precisó a la AFP un alto responsable del gobierno somalí bajo petición de anonimato.
Jefes locales de Badade y Afmadow confirmaron estas informaciones. “Nos contactaron por radio y aseguraron que hoy (miércoles) hubo un ataque aéreo estadounidense en la misma región”, declaró a la AFP Yusuf Ismail Aden, habitante de Kismayo (sur), segunda ciudad del país.
En Washington, un portavoz del Pentágono afirmó, no obstante, no estar al tanto de nuevos ataques.
El martes, Estados Unidos reconoció haber efectuado una incursión en Somalia, la primera acción militar en este país admitida oficialmente después de la retirada estadounidense de 1994, asegurando que su objetivo se limita a la neutralización de los dirigentes de Al Qaida.
Al menos 19 civiles somalíes perdieron la vida en esos ataques aéreos, según testimonios de jefes locales recogidos por la AFP.
El gobierno etíope consideró por su parte que había “cumplido con su misión de erradicar la amenaza planteada por los grupos terroristas” a su seguridad.
Pero los ataques aéreos estadounidenses en Somalia dividen a la comunidad internacional.
El primer ministro británico, Tony Blair, los apoya. Por su parte, la Unión Africana se declaró “preocupada”, igual que Francia, y exhortó a los miembros implicados a “abstenerse de toda acción que pueda complicar la situación”.
El miércoles, el Consejo de Seguridad de la ONU mantendrá conversaciones a puerta cerrada sobre la situación en Somalia.
En Mogadiscio, el primer ministro de transición somalí, Ali Mohamed Gedi, publicó un decreto en el que llama a todos los milicianos, entre ellos los islamistas, a concentrarse en campos de entrenamiento de fuerzas gubernamentales.