Internacionales

Controversia por visita de presidente taiwanés

El mandatario de la isla, considerada una provincia “rebelde” por China continental, hará una escala por California antes de llegar a la toma de posesión de Daniel Ortega. China considera este viaje como un “sabotaje” de las relaciones entre chino-estadounidenses.

El presidente de Taiwán, Chen Shui-bian, partió este lunes para Estados Unidos, donde hará una escala antes de llegar a Nicaragua, en un viaje que ha provocado fuertes protestas por parte de China, informaron fuentes oficiales.
Chen partió rumbo a Nicaragua para asistir el miércoles a la investidura presidencial de Daniel Ortega y, en el camino, hará una escala de una noche en San Francisco (costa oeste de Estados Unidos). Tras su estancia en el país, regresará el 12 de enero vía Los Angeles (también en la costa occidental estadounidense), explicaron las fuentes.
Chen, quién reafirmó en el discurso de Año Nuevo su negativa a aceptar "la unión con China como única opción futura para Taiwán", logró de Washington el permiso para pasar una noche en San Francisco, en su viaje de ida a Managua, a pesar de las fuertes protestas y oposición de China.
La escala del mandatario taiwanés señala, para observadores políticos locales, un restablecimiento de sus lazos cordiales con EEUU, tras un desencuentro a mediados del año pasado, cuando las autoridades estadounidenses sólo le dieron permisos para hacer escalas en Alaska y Hawai, en su viaje a Paraguay y Costa Rica.
Chen no aceptó esas y se lanzó a un azaroso periplo, que le llevó a Holanda, Paraguay, Costa Rica, República Dominicana, Libia, Emiratos Árabes Unidos e Indonesia, para "salvaguardar la dignidad nacional" ante una oferta estadounidense que consideró inapropiada.
El gobierno de China ha acusado a Chen de planear esta escala en Estados Unidos para tratar de fortalecer a las fuerzas independentistas de Taiwán y sabotear los lazos chino-estadounidenses.
El Gobierno chino envió una protesta formal al estadounidense por permitir que el presidente taiwanés, haga escalas en California (EEUU) con motivo de su visita oficial al país, informó hoy la agencia estatal Xinhua.
De acuerdo con la protesta, firmada por el primer ministro, Wen Jiabao, "el Gobierno chino se opone firmemente a cualquier intercambio oficial entre Estados Unidos y las autoridades de Taiwán", que Pekín considera una provincia.
"Las verdaderas intenciones de la escala de Chen en Estados Unidos son llevar a cabo actividades hacia la separación de China y la destrucción de las relaciones chino-estadounidenses", aseguró el documento de protesta.
Chen respondió a las protestas chinas antes de emprender su viaje. "Taiwán ha tenido que enfrentarse a varios desafíos diplomáticos a causa de los intentos de los comunistas chinos de alejarnos de nuestros aliados en los últimos años", dijo antes de tomar el avión en el aeropuerto de Taoyuan.
La visita a Nicaragua es especialmente importante, ya que Managua ha sido uno de los más fieles aliados de Taiwán en el escenario internacional, y el presidente electo, Daniel Ortega, anunció durante su campaña electoral que establecería lazos con Pekín, en caso de resultar elegido.
Daniel Ortega rompió los lazos con Taipei y los estableció con Pekín en 1985, durante su anterior mandato presidencial, pero el país restableció relaciones con Taiwán en 1990, después de la caída de los sandinistas y la llegada a la presidencia de Violeta Chamorro.
Centroamérica es una de las pocas regiones del mundo donde Taipei cuenta con un grupo de aliados diplomáticos, ya que la mayoría de los países de la zona tienen lazos diplomáticos con la isla asiática (Panamá, Honduras, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Belice, Nicaragua y República Dominicana).
Los analistas creen que si uno de esos países se cambiara de "bando" e iniciara relaciones con Pekín, otros gobiernos de la región podrían imitarle, como piden algunos sectores empresariales centroamericanos.