Internacionales

Colombia investiga caso de tortura en el Ejército

* Muestran video donde un capitán golpea con una tabla de madera a varios soldados en los glúteos

Las autoridades investigan un presunto caso de tortura en el Ejército colombiano, denunciado por dos militares que dieron a conocer un vídeo en el cual se ve a un capitán que golpea con una tabla de madera a varios soldados en los glúteos, informaron este jueves fuentes castrenses.
El caso fue presentado a mediados de diciembre en un batallón de Bogotá y, según el comandante de la XIII División del Ejército, general Luis Eduardo Pérez, es investigado por la justicia castrense, la Fiscalía y la Procuraduría, encargada de supervisar la conducta de los funcionarios públicos.
“Estos actos no son política de la institución. Se está investigando, y seremos muy transparentes y objetivos”, señaló el oficial.
La denuncia fue presentada por el cabo Alexander Castañeda y un soldado que no quiere revelar su nombre. Ambos entregaron al canal Caracol un vídeo grabado con un teléfono móvil que muestra cómo el capitán Francisco Coral golpea a por lo menos a cinco militares.
“Por la tabla ha pasado toda la compañía (comandada por Coral), que la conforman unos 150 soldados. Es una violación de los derechos humanos”, afirmó el cabo, quien gestiona su retiro del Ejército.
El capitán fue relevado del cargo para “facilitar” la investigación, indicó el general Pérez.
Después de que el canal Caracol difundiese el vídeo, Coral y siete soldados a su cargo comparecieron en una rueda de prensa para desmentir la acusación y señalar que todo había sido el resultado de una apuesta. Según ellos, los miembros de la compañía habían hecho una apuesta para ver quién era el más rápido armando un fusil y habían decidido que los perdedores recibirían una paliza.
Sin embargo, el defensor del pueblo Darío Mejía calificó el episodio de “caso de tortura que viola la convención contra tratos crueles e inhumanos firmada por Colombia”.
El hecho ha trascendido un día después de conocerse que 13 soldados de un comando antiguerrillero desertaron de una base en el sur del país, denunciando el abandono de sus superiores, que negaron la acusación y anunciaron un proceso penal en su contra.
Hace un año 21 soldados denunciaron que sus jefes los habían sometido a torturas y abusos sexuales durante un entrenamiento, quemándolos incluso con hierros candentes, en un caso por el cual son procesados 15 militares.