Internacionales

Oaxaca tomada por la Policía Federal

* Diputados piden al gobernador que renuncie mientras maestros consiguen liberación de presos y beneficios salariales

OAXACA, México /AFP
La Policía Federal mexicana tenía el lunes bajo control el centro histórico de la convulsionada ciudad de Oaxaca (sur), tras arrasar el domingo con las barricadas de los manifestantes, que amenazaron con seguir la resistencia hasta la renuncia del gobernador, Ulises Ruiz.
Cientos de efectivos de la Policía Federal Preventiva (PFP) custodiaban el lunes la plaza principal de Oaxaca (450 km al sur), símbolo de la prolongada protesta de los docentes en huelga y de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO, izquierda), que demandan la renuncia del cuestionado gobernador.
El reclamo del movimiento opositor recibió este lunes un fuerte espaldarazo cuando la Cámara de Diputados federal votó por mayoría una resolución exhortando a Ruiz a que renuncie o pida licencia.
Durante una multitudinaria marcha, manifestantes en Oaxaca que enfrentan la ocupación de las fuerzas federales desde el domingo reaccionaron con júbilo ante el pedido de los diputados a Ruiz, al grito de ¡Ulises ya cayó, Ulises ya cayó!
Sin embargo, Ruiz respondió que rechazaba el exhorto de los legisladores además de anunciar que su gobierno interpondrá una "controversia constitucional" ante la Corte mexicana, debido a que considera que los diputados no tienen facultades para solicitarle su dimisión.
La movilización de unas 15,000 personas se realizó un día después del ingreso de 4,500 efectivos para retomar el control de Oaxaca, donde se registraron focos de violentos enfrentamientos que dejaron dos opositores muertos y al menos una decena de heridos, según la oposición, que eleva a diez el número de fallecidos desde el inicio de la protesta, en junio pasado.
El presidente Vicente Fox sostuvo este lunes que se "ha recuperado la paz social y la tranquilidad" en Oaxaca, y admitió que "ciertamente hay diversas interpretaciones sobre el tema".
En un acto en la Bolsa Mexicana de Valores, Fox aseguró que el operativo del domingo en Oaxaca se realizó "a la luz del día" y sin que la Policía utilizara armas y, por ello, aseguró, "la recuperación de la plaza y la ciudad para los ciudadanos se logró con un saldo blanco".
"La Policía Federal Preventiva permanecerá en la ciudad (de 600,000 habitantes) hasta que los objetivos del operativo sean totalmente cumplidos", que consisten en "alcanzar la normalidad de la vida pública", informó la fuerza de seguridad mediante un comunicado.
Aunque el centro de la ciudad de Oaxaca estaba ocupado por la Policía y no se veían opositores, en algunas zonas de la periferia las barricadas continuaban el lunes y las fuerzas de seguridad no pudieron hacerse con el control absoluto.
La PFP reconoció que "aún existen personas que se oponen al pleno restablecimiento del orden público y al libre tránsito de sus habitantes".
"Vamos a resistir y no vamos a permitir que la Policía Federal Preventiva siga en Oaxaca", amenazó el dirigente Flavio Sosa, que junto a otros dirigentes de la APPO, se replegaron a la zona universitaria tras desalojar la noche del domingo el Zócalo ante el acoso policial.
La APPO había instalado en junio centenares de barricadas y ocupado oficinas gubernamentales y sedes de medios de comunicación.
En tanto, el anunciado regreso a clases de unos 70,000 docentes, que estaban en huelga desde el 22 de mayo afectando a 1,3 millones de alumnos, se produjo en forma parcial.
En la capital del distrito no se dictaron clases debido a la situación por la presencia policial, mientras que en el interior del Estado algunas escuelas reanudaron la actividad, tras anunciar el cese del conflicto el sindicato docente, uno de los pilares de la extendida protesta en ese empobrecido estado sureño.
Los maestros consiguieron la liberación de tres manifestantes arrestados durante la protesta, además de todos los beneficios salariales que pedían, informó el líder de los docentes. Los tres "compañeros presos políticos (dos de ellos docentes) están siendo liberados este lunes", mientras que un cuarto detenido se prevé que obtenga su libertad el 21 de noviembre, explicó a la prensa Enrique Rueda, dirigente de los maestros de Oaxaca.
Si bien los docentes "repudian" la presencia de la Policía Federal Preventiva (PFP) en la capital de su Estado, seguirán adelante con el levantamiento del paro, aclaró el dirigente.
Durante el operativo del domingo en Oaxaca, que sumó 4,536 funcionarios de la PFP, más 120 agentes de la Agencia Federales de Investigación, apoyados por seis helicópteros y 14 vehículos antimotines, la Policía se topó con varios focos de resistencia, sobre todo en la periferia de la ciudad.
Los manifestantes quemaron vehículos y neumáticos para evitar el paso de los convoyes, y lanzaron piedras y palos a los policías en varias de las barricadas que instalaron en Oaxaca.
La operación fue ordenada por Fox luego de que el viernes se registraran tres muertos --uno de ellos un camarógrafo estadounidense-- en la más violenta jornada desde que se desató el conflicto hace cinco meses.