Internacionales

Bagdad vive nueva ola de violencia

* Comandancia anunció que un total de 101 estadounidenses perdió la vida en Irak en octubre

BAGDAD /AFP
Seis atentados estremecieron el lunes Bagdad, donde dejaron casi 40 muertos, de los que 26 perecieron en una explosión registrada en Sadr City, bastión de las milicias chiítas.
Por otro lado, la comandancia norteamericana anunció que un total de 101 estadounidenses perdió la vida en Irak en octubre, un balance que ya convierte a este mes en uno de los más violentos desde que el país fue invadido en 2003.
Desde la invasión, 2,810 soldados norteamericanos y personal asimilado murieron en Irak, según un recuento de la AFP basado en cifras del Pentágono.
En total, 59 militares, 31 marines, dos marinos y un soldado de la aviación murieron en combate, mientras que dos soldados y un marine perecieron "en circunstancias que no estaban vinculadas al combate", precisó el comando estadounidense. Otros cinco civiles norteamericanos resultaron muertos en ataques.
El lunes al alba, una bomba mató a 26 personas e hirió a 60 al estallar en medio de un grupo de obreros en el inmenso barrio chiíta de Sadr City, declaró a la AFP el portavoz del Ministerio del Interior iraquí, general Abdel Karim Jalaf.
Esta explosión lleva "la marca de los takfiris (extremistas sunitas) y de Al Qaida", afirmó.
Las autoridades iraquíes y norteamericanas culpan a los fundamentalistas sunitas y a los grupúsculos vinculados a Al Qaida de la violencia confesional que ensangrienta el país desde hace varios meses.
La bomba estaba oculta en una bolsa, dijo a la AFP el testigo Abu Zeyneb, quien afirmó que era la tercera vez en el año que este lugar sufre un atentado.
"Las tropas norteamericanas son responsables del aumento de atentados que se registra en este barrio", afirmó a la AFP Hamad Allah al Rikabi, portavoz del movimiento radical chiíta de Moqtada Sadr en Bagdad.
"Nuestro barrio es pacífico y seguro, pero desde que los norteamericanos se desplegaron en las cercanías, los atentados se multiplicaron. Es la segunda explosión en seis días", explicó.
Los soldados estadounidenses e iraquíes llevaron a cabo en los últimos días redadas y allanamientos en ese sector, en busca de un soldado norteamericano que fue secuestrado el 23 de octubre. Luego se replegaron hacia las vías de acceso a Sadr City.
En Bagdad, cinco coches bombas estallaron en diferentes barrios, mataron a 10 civiles e hirieron a varias personas. Además, un grupo de hombres armados asesinaron a un profesor universitario.
En el norte de Irak, un atentado suicida golpeó la localidad petrolera de Kirkuk, habitada por árabes, kurdos y turcomanos, y mató a dos policías y a un niño.
En el apartado político, el asesor iraquí para la Seguridad Nacional, Muaffaq Al Roubaie, conversó el lunes en Bagdad con su homólogo estadounidense, Stephen Hadley, sobre las medidas que permitirían acelerar el traspaso de la gestión de la seguridad a las autoridades iraquíes, según un comunicado oficial iraquí.
Por último, el juicio de Saddam Hussein por genocidio contra los kurdos se reanudó el lunes en Bagdad, en presencia del ex presidente iraquí y de seis coacusados, y proseguirá el martes.