Internacionales

Muertos y heridos en explosión en Colombia

* Últimos atentados atribuidos a las FARC * FARC sugiere que el atentado lo hizo el Ejército

Un civil y un militar murieron y otras tres personas resultaron heridas por la explosión de un coche bomba frente a una guarnición castrense en la ciudad colombiana de Villavicencio (centro), en un hecho atribuido a la guerrilla de las FARC, informaron este domingo las autoridades.
Un reporte inicial dio cuenta de la muerte del civil en el atentado ocurrido el sábado en la noche, pero el jefe de la Cuarta División del Ejército, general Guillermo Quiñónez, señaló este domingo que un militar que había resultado herido falleció en un hospital de Villavicencio (100 km al sureste de Bogotá).
“Uno de los soldados remitidos a un hospital de Villavicencio murió posteriormente debido a las lesiones que le produjo la onda explosiva, estaba reventado internamente”, indicó el mando castrense.
Quiñónez y el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, atribuyeron el ataque a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas). “Por el método empleado, por la clase de explosivos y por la forma como fue activado, indudablemente fueron las FARC”, sostuvo el oficial.
Según Santos, los rebeldes contrataron a un taxista para que llevara una caja a la sede de la Séptima Brigada, sin informarle que la misma contenía una carga --de unos 60 kilos de explosivo R1-- que explotó cuando el conductor se aproximaba al destacamento, causándole la muerte.
“Actuaron con una sevicia impresionante, el chofer fue engañado y parte de su cuerpo quedó colgando de los cables de la luz, una cosa espeluznante”, comentó el funcionario.
La explosión también causó heridas al chofer de un autobús público que transitaba sin pasajeros y a dos militares que prestaban guardia en el exterior del destacamento, así como daños en construcciones cercanas.
Ofrecen recompensa
Las autoridades locales ofrecieron una recompensa de 100 millones de pesos (43,000 dólares) por información que conduzca a los responsables. El hecho se produjo luego de que el 19 de octubre un coche bomba estallara en la Escuela Superior de Guerra, en el norte de Bogotá, con saldo de 21 heridos.
Ese atentado fue atribuido por el gobierno y el mando castrense a las FARC, aunque la Fiscalía señaló el viernes que estudia varias hipótesis sobre la autoría, y las FARC sugirieron que fueron los militares.
A raíz del ataque en Bogotá, el presidente Álvaro Uribe canceló los acercamientos con los rebeldes para un canje de 58 secuestrados por unos 500 rebeldes presos, y ordenó rescatar a los cautivos.