Internacionales

Victoria judicial de parejas gay revitaliza a la derecha en EEUU

Organizaciones de la derecha religiosa estadounidense, como la Liga católica, aprovecharon para recordar su petición de prohibir el matrimonio gay, que será sometido a un referéndum en ocho estados el 7 de noviembre, al mismo tiempo que las elecciones al Congreso.

Al otorgar a las parejas homosexuales los mismos derechos que a las heterosexuales, la Corte Suprema del estado de Nueva Jersey dio sorpresivamente a la derecha estadounidense una plataforma para movilizar a su base conservadora a dos semanas de las elecciones legislativas en el país.
El propio presidente George W. Bush acusó el jueves a los jueces de Nueva Jersey de mostrarse "militantes". En un acto electoral en Iowa (centro), el mandatario aprovechó para defender la posición mayoritaria del Partido Republicano sobre el tema.
"Creemos en los valores familiares, creemos que los valores son importantes, y creemos que el matrimonio es una institución fundamental de la civilización", aseguró.
"Es el futuro de las familias estadounidenses lo que está en juego", advirtió James Dobson, presidente de la organización Focus on the Family.
Con estas observaciones, los grupos conservadores buscan echar por tierra las esperanzas de la oposición demócrata de conquistar la mayoría del Congreso, o al menos del Senado.
"Esta decisión, en un único Estado, es exactamente lo que los republicanos necesitaban para movilizar a los conservadores en todo el país", destacó Larry Sabato, profesor de la Universidad de Virginia.
Según Sabato, la decisión de la justicia de Nueva Jersey permitirá a los republicanos preservar al menos tres escaños en el Senado, en estados clave donde se organizan referéndums para prohibir el matrimonio gay.
Y si los republicanos retienen sus bancas en Missouri (centro), Tennessee (sur) y Virginia (sureste), tienen todas las chances de seguir controlando el Senado, donde los demócratas deben conquistar seis escaños (de 33 en liza) para alcanzar la mayoría.
El 7 de noviembre los estadounidenses elegirán a un tercio de los senadores y a los 435 miembros de la Cámara de Representantes. Además, ese mismo día tendrán lugar múltiples elecciones locales (incluso para elegir 36 gobernadores de 50 estados) y referéndums.
Sabato estima que al poner nuevamente al matrimonio gay en el centro del debate político, la decisión de la Corte Suprema de Nueva Jersey movilizará en todo el país una base electoral indispensable para el partido republicano del presidente Bush, base que parecía comenzar a escapársele.
Hasta esta semana el electorado ultrareligioso no ocultaba su decepción hacia la administración Bush y su mayoría republicana.
Según el instituto de investigaciones y sondeos Pew Research Center, menos de la mitad de los cristianos evangelistas blancos (49%) piensan que el Partido Republicano es favorable a la religión. Esto representa una baja de 14 puntos en un año, que se explica por la dificultad del gobierno para confirmar en el Senado el nombramiento de jueces federales ultraconservadores.
En este contexto, el escándalo que involucra a un representante republicano, acusado de haber intercambiado mensajes de correo electrónico de contenido sexual con pasantes que trabajaban en el Congreso, tuvo el efecto de una ducha de agua fría, decepcionando a muchos conservadores.
Pero el debate sobre el matrimonio gay podría ser suficiente para barrer estas dudas: hace dos años, trece estados votaron por prohibirlo, en un comicio simultáneo a las presidenciales. En once, Bush triunfó fácilmente, lo cual convenció a varios estrategas republicanos de lo movilizador del tema para sus votantes.