Internacionales

México: Fox envía tropas a Oaxaca

Las fuerzas federales están llegando vía aérea a la convulsionada ciudad de Oaxaca, al sur de México, donde el viernes murieron tres personas por disparos de bala.

El presidente Vicente Fox ordenó esta mañana el envío de tropas federales para poner fin al conflicto que vive ese estado sureño desde hace cinco meses.
"En respuesta a los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Oaxaca, los cuales atentan contra el orden y la paz de los ciudadanos del lugar, el presidente Vicente Fox ordenó la movilización de fuerzas federales a esa ciudad", anunció la Presidencia en un comunicado.
Cuestionado sobre el tipo de fuerzas que se usarán en el operativo, el vocero presidencial, Rubén Aguilar se limitó a decir que la decisión del gobierno se tomó durante una reunión de emergencia del gabinete de seguridad convocada por el saliente presidente, que concluyó en las primeras horas del sábado.
"Todo mundo es testigo de que las fuerzas federales están llegando vía aérea a Oaxaca", dijo Aguilar, al desmentir versiones periodísticas que señalaban que el despliegue de fuerzas incluiría tanquetas.
"Estos cuerpos se irán concentrando en la capital del estado en el transcurso del día de hoy", sábado, concluyó el breve comunicado.
Las víctimas
Una de las víctimas fue identificada como Bradly Will, el camarógrafo estadounidense de la cadena alternativa Indymedia Washington que recibió un balazo en el pecho mientras filmaba el intento de dispersión de una barricada en las afueras de Oaxaca, mientras el docente Emlio Alonso falleció de tres balazos en una antigua oficina de Ruiz tomada por los manifestantes.
Hasta el día viernes suman ocho las víctimas fatales y 16 heridos desde que el 22 de mayo se desató el conflicto con una huelga de 70.000 docentes, aunque la protesta se amplió luego en la demanda de la renuncia de Ruiz, liderada por la combativa Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).
Los ataques con armas de fuego vinieron de hombres de civil a bordo de vehículos particulares presuntamente vinculados al gobernador Ruiz, que atacaron varias barricadas instaladas por los manifestantes, según la APPO.
La súbita aparición de esos grupos armados frente a los bloqueos fue bautizada por la oposición como la "caravana de la muerte.
Oaxaca bloqueada
Los manifestantes multiplicaron el viernes sus barricadas y prácticamente bloquearon los accesos estratégicos de Oaxaca, una ciudad colonial y turística de unos 600.000 habitantes, en medio de un paro convocado por la APPO.
Los plantones fueron instalados en la mayoría de los cruces de las avenidas más importantes y reforzados los que se mantienen desde hace varios meses, lo que impedía el acceso o la salida de la ciudad por carretera.
Autobuses atravesados, camionetas, costales de arena y la quema de llantas y basura, fueron utilizados para los bloqueos en diferentes puntos de la ciudad y en los alrededores, donde ocurrieron los hechos más graves.
Al menos una decena de balaceras se produjeron cuando hombres armados a bordo de autos disparaban contra los manifestantes.
"Nos dispararon con armas de alto calibre (...), el conflicto no va a parar hasta que se vaya Ulises Ruiz", añadió Flavio Sosa, líder de la APPO, quien hizo un llamado al presidente Vicente Fox para que le pida al gobernador su renuncia.
En tanto, Fox canceló su descanso de fin de semana para mantenerse al tanto de la crisis en este estado de 3,5 millones de habitantes, la mayoría indígenas, uno de los distritos más pobres del país.
El gobierno federal condenó los episodios violentos en Oaxaca y pidió a las autoridades del distrito que los esclarezcan "en forma urgente y deslinde las responsabilidades para castigar a los responsables con todo el rigor de la ley", señaló un comunicado de la secretaría de Gobernación (Interior).
Ruiz, acusado por los manifestantes de corrupto y represor, pertenece al Partido Revolucionario Institucional (oposición a nivel nacional), que gobernó México durante 71 años, hasta el año 2000.
En tanto, Helodorio Díaz Azcárraga, secretario general de gobierno del estado de Oaxaca, responsabilizó a la APPO por los hechos de violencia.
Según el funcionario, los militantes de la APPO, que agrupa a medio centenar de organizaciones de izquierda y gremios, "ejercieron una violencia inusitada el viernes con el ánimo de descarrilar el proceso de encauzamiento del conflicto magisterial y el regreso a clases".
Una asamblea docente prevé discutir este sábado si los maestros regresan a clases tras más de cinco meses de una huelga que afecta 1,3 millones de alumnos.
Una consulta a los educadores aprobó el cese del paro, pero condicionado a que el gobierno federal se comprometa a liberar a cuatro manifestantes presos y a no tomar represalias contra los huelguistas.