Internacionales

Aplazan votaciones por puesto latinoamericano en Consejo Seguridad

Guatemala y Venezuela siguen sin lograr los votos necesarios para ocupar el asiento que dejará Argentina a partir del 1 de enero próximo.

La Asamblea General de la ONU no votará en los próximos cinco días para elegir entre Guatemala y Venezuela como miembros del Consejo de Seguridad después de que la presidenta de la instancia, Haya Rashed Al Khalifa, anunciase una pausa hasta el 31 de octubre. A partir de entonces, la Asamblea General votará sólo dos días por semana, dijo la funcionaria, instando a volver a las votaciones los días 31 de octubre y 1 de noviembre, 7 y 8 de noviembre y 14 y 15 de noviembre.
Este miércoles se celebraron seis rondas de votación que elevaron a 41 el total y en las que Guatemala superó de nuevo a Venezuela por un margen de 18 a 27 votos. Sin embargo, el país centroamericano no obtuvo el apoyo de dos tercios de los 192 miembros de la Asamblea. Ahora se espera que ambos países sigan negociando y el jueves está previsto que se reúnan en Nueva York los cancilleres de Guatemala, Gert Rosenthal, y de Venezuela, Nicolás Maduro.
La suspensión de hoy se da con el objeto de dar tiempo a lograr un consenso. La próxima ronda de votaciones, que se producirá el próximo martes, abre un paréntesis para que el Grupo de Países Latinoamericanos y del Caribe (GRULAC) pueda llegar a una solución en la elección del país que ocupará el 1 de enero el puesto que dejará Argentina.
"Esperemos que de esta reunión salgan acuerdos positivos, que nos permitan una salida digna y edificante al grupo de países latinoamericanos", dijo hoy el embajador de Venezuela, Francisco Arias Cardenas. En una reunión del GRULAC celebrada hoy, Venezuela ya se mostró partidario de que los dos países se retiren en favor de un tercero, que sería elegido de consenso, si bien Guatemala insistió en mantenerse en la contienda.
Tras las seis votaciones celebradas hoy, en las que los números se han movido en rangos muy estrechos, los dos países han acordado con la presidenta de la Asamblea abrir un paréntesis de seis días, que permita llegar a un acuerdo. Varios embajadores latinoamericanos han mostrado su esperanza públicamente de que la reunión de los dos ministros de Exteriores de mañana permita solventar la crisis abierta en este grupo regional.
"Esperemos que mañana los dos cancilleres lleguen a un consenso y se pueda avanzar para obtener un solo país que represente al grupo", dijo el embajador Cesar Mayoral, de Argentina, el país cuyo asiento se disputan Guatemala y Venezuela.
El embajador venezolano informó a la prensa de que, bajo su punto de vista, Venezuela ya ha dado una lección a los "países poderosos que han ejercido su presión para favorecer a un determinado candidato". "Alguien pensó que la presión surtiría efecto, pero los países pequeños se han mantenido fieles a Venezuela. Con nosotros ha votado la mayoría poblacional del planeta", apuntó.