Internacionales

El “sí” arrolla en Panamá


PANAMÁ / ACAN-EFE

El “sí” a la expansión del Canal de Panamá ha alcanzado una amplia mayoría en el referendo celebrado ayer domingo, según los primeros resultados provisionales del Tribunal Electoral (TE), que confirmó una alta abstención en la consulta.
Escrutado el 9.72 por ciento de los votos, el “sí” obtuvo el 79.92 por ciento y el “no” el 20.08 por ciento, informó el TE. Agregó que se registró un índice de participación del 38.28 por ciento, según los datos preliminares.
El presidente del organismo electoral, Eduardo Valdés, reconoció en una declaración ante la prensa que, tal y como fue “evidente” durante el ejercicio del sufragio, “no es una votación masiva, hay poco voto”.
Unos 2.1 millones de panameños se empadronaron para decidir si se amplía o no el Canal de Panamá, mediante la construcción de un tercer juego de esclusas, con una inversión calculada en 5,250 millones de dólares.
Con las nuevas esclusas, Panamá prevé aumentar la capacidad del Canal para permitir el paso de buques más grandes que los que actualmente transitan por la vía acuática e incrementar del cinco al 10 por ciento su participación en el comercio mundial.
Según la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), agencia estatal autónoma que gestiona la vía, la expansión se desarrollará entre 2007 y 2014, generará unos 7,000 empleos directos y sextuplicará para 2020 los ingresos de la franja interoceánica, que actualmente son de poco más de 1,000 millones de dólares anuales.
El Canal de Panamá tiene 80 kilómetros de largo entre el Caribe y el Pacífico y tres estaciones de dos esclusas o pasillos cada una: Gatún, Pedro Miguel y Miraflores; del tercer juego de esclusas, una estará en Gatún y la otra en Miraflores.
Éste ha sido el segundo referendo que se celebra sobre el Canal en casi 30 años, pues el primero fue en 1977 para aprobar los Tratados Torrijos-Carter, que establecieron la reversión de la vía acuática de Estados Unidos a Panamá, lo que se cumplió en 1999.
Mientras observadores locales e internacionales destacaron que la consulta transcurrió con “normalidad”, promotores del rechazo al proyecto de expansión del Canal denunciaron irregularidades durante el proceso, que la Fiscalía Electoral prometió investigar.
El Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (Frenadesco), principal promotor del “no”, denunció en un comunicado “anomalías” como el “asalto” de centros de votación por partidarios del “sí” para obstruir el ingreso y repartir propaganda.
Además, denunció que hubo “desinformación” a partidarios del “no”, al decirles que no estaban en el padrón, uso de vehículos del Estado para movilizar votantes y “entrega de dinero” a éstos.
También, que los jurados electorales “están anulando votos que muestran intención del ‘no’, pero no invalidan los del ‘sí’”, y que en la provincia de Chiriquí (oeste) la Policía Nacional impidió “la reunión de grupos del ‘no’” y cometió “amedrentamiento” contra ellos.
El Frenadesco y el ex presidente panameño Guillermo Endara (1989-1994) denunciaron, por separado, la entrega de tarjetas a los electores para registrar sus datos, pedirles votar por el “sí” y prometerles trabajo en el Gobierno y en el Canal.
El fiscal electoral, Gerardo Solís, declaró a la prensa que “todas las denuncias que se presenten van a ser investigadas (...), ya sea del ‘sí’ o del ‘no’”, y en el caso del Frenadesco “esperamos que nos hagan llegar ese documento”.
Entre los observadores internacionales, el ex presidente de Uruguay Jorge Batlle (2000-2005) declaró que “el proceso es normal” y destacó que el referendo ha sido “un acto democrático, transparente, bien organizado”.
El director del Centro de Asesoría y Promoción Electoral (Capel) del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), el costarricense José Thompson, también apuntó que “los reportes que tenemos son de normalidad”.