Internacionales

Corea del Norte busca escalada de tensiones

Los norcoreanos preferirían una escalada de las tensiones a una aplicación efectiva de la resolución, lo que podría tener un efecto real sobre sus actividades, afirmó la secretaria de EEUU Condoleezza Rice.

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, que este sábado llegó a Moscú en la última etapa de su gira destinada a formar un frente unido contra Corea del Norte, declaró que el régimen norcoreano busca "una escalada de las tensiones".
De su lado, la agencia oficial de prensa norcoreana KCNA advirtió el sábado que los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur "precipitan a la región al borde de la guerra".
Después de visitar Tokio, Seúl y Pekín, Condoleezza Rice debía reunirse el sábado en la tarde con el presidente Vladimir Putin, según fuentes de la delegación estadounidense.
A su llegada tuvo una entrevista con su homólogo ruso Serguei Lavrov y esta noche debe cenar con el ministro de Defensa Serguei Ivanov.
La jefa de la diplomacia estadounidense examinará con sus interlocutores rusos todo lo referente a la aplicación de las sanciones previstas en la resolución 1718 del Consejo de Seguridad de la ONU adoptada después del ensayo nuclear norcoreano.
Negándose a creer en un cambio de situación tras una mediación china, Rice afirmó por el contrario que el régimen norcoreano quería "una escalada de las tensiones" y expresó sus dudas sobre las intenciones de Kim Jong-il de no realizar más pruebas nucleares, según las declaraciones que le son atribuidas.
"Yo no sé si Kim Jong-il dijo algo así o no", declaró Rice a los periodistas en el avión que la conducía de Pekín a Moscú.
Norcoreanos no se arrepienten por el esnsayo
El líder norcoreano Kim Jong-il afirmó el jueves al enviado especial de China, Tang Jiaxuan, que no procedería a un segundo ensayo nuclear después del realizado el 9 de octubre, según la agencia de prensa surcoreana Yonhap.
"Pero los chinos, en un informe bastante detallado sobre las conversaciones, no dijeron nada sobre una excusa por haber efectuado un ensayo", agregó Rice.
"Tang no me dijo que Kim Jong-il se arrepentía por el ensayo nuclear", agregó aparentemente molesta por las insistentes preguntas sobre las declaraciones adjudicadas al líder norcoreano.
Estas declaraciones han ensombrecido su gira por Asia, destinada a agrupar a los países de la región, comenzando por China, en torno a la necesidad de garantizar una estricta aplicación de las sanciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra el régimen norcoreano.
"Los norcoreanos preferirían una escalada de las tensiones a una aplicación efectiva de la resolución, lo que podría tener un efecto real sobre sus actividades", afirmó Rice.
Esta resolución prevé un embargo sobre "las armas y materiales conexos", "los materiales vinculados a la tecnología nuclear o a los misiles", así como sobre "los productos de lujo", mediante la "inspección de todo cargamento destinado a o procedente de Corea del Norte".
Blanco de maniobras
Por su parte, los norcoreanos, según un comunicado atribuido al Comité nacional para la paz transmitido por KCNA, dijeron que "Estados Unidos no ha cesado de tomar la República Popular Democrática de Corea como blanco de sus maniobras aéreas, terrestres y navales en la península coreana y sus alrededores".
"Se trata de una gran provocación que precipita a la península al borde de la guerra y ese juego peligroso está destinado a encender la chispa de la guerra contra la RPDC", añade el texto.
"Las fuerzas armadas norteamericanas y surcoreanas deben parar su carrera, deben comprender a quién tienen frente a ellos y cesar sus imprudentes ejercicios que pueden conducirlos a su pérdida", puntualizó KCNA.
Estados Unidos mantiene actualmente 32 mil 500 soldados en Corea del Sur en el marco de una alianza que data de hace medio siglo, y tiene la intención de rebajar sus efectivos a 25 mil de aquí al 2008.