Internacionales

PRI aventaja a la izquierda en Tabasco

* Estado del sureste mexicano celebra elecciones en medio de tenso ambiente político

El candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gobernación del estado mexicano de Tabasco (sureste) aventajaba el domingo con 55% de las preferencias al aspirante de la izquierda, de acuerdo con una encuesta a boca de urna, tras el cierre de las mesas de votación.
Según la empresa Mendoza Blanco y Asociados, contratada por Televisión Azteca, el candidato del PRI, Andrés Granier, obtuvo 55% de los votos, mientras que el aspirante del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda), César Raúl Ojeda, quedaría en segundo lugar con 39% de las preferencias.
Los comicios de Tabasco cobraron importancia nacional debido a que es el estado natal del ex candidato presidencial de izquierda Andrés Manuel López Obrador que perdió los comicios generales ante el conservador Felipe Calderón por una pequeña diferencia.
Tabasco realizó este domingo sus elecciones para renovar gobernador con un tenso ambiente político, tras la detención de 30 militantes de izquierda y acusaciones de que las autoridades locales han favorecido al candidato del Partido Revolucionario Institucional.
Durante las campañas previas a los comicios se destacó la presencia de López Obrador, debido a que Tabasco es su estado natal. El político, que perdió las presidenciales ante el conservador Felipe Calderón con una diferencia de tan sólo 0.56%, asumió personalmente en las últimas semanas la promoción del candidato a gobernador de su partido.
Con estas elecciones, en Tabasco serán renovadas 17 alcaldías y los 35 escaños del Congreso local, posiciones que en su mayoría están en manos del PRI, que gobierna el estado desde hace más de 75 años.
Según los últimos sondeos, el favorito para la gobernación era Granier, a quien el PRD acusa de haber obtenido apoyos oficiales presuntamente de manera ilegal.
Con un retraso de hasta cuatro horas, a media jornada logró instalarse el 100% de las 2,426 mesas de votación en las que podían sufragar 1.3 millones de ciudadanos, informó el Instituto electoral del distrito.
Tras emitir su voto en Villahermosa, la capital de Tabasco, Andrés Granier acusó al PRD de instalar retenes en algunos municipios para presuntamente impedir las votaciones. “Hay retenes para evitar que la gente de nuestro partido pase a votar, pero nosotros nos abocamos a que la fuerza pública garantice el orden”, señaló el candidato del PRI.
El PRD negó que haya instalado algún bloqueo y denunció que al menos tres de sus simpatizantes fueron detenidos arbitrariamente la mañana del domingo, con lo que la suma de aprehensiones llegaría a 33, aseguró el portavoz del partido, Gerardo Fernández.
Las acusaciones sobre más personas detenidas no fueron confirmadas por las autoridades policiales. Asimismo, el candidato del PRD insistió a las autoridades que velaran por la limpieza en el escrutinio de los sufragios. “Queremos que se cuenten bien los votos, y no habrá conflicto postelectoral de nuestra parte”, sentenció.
De su lado, el gobernador saliente, Manuel Andrade, exhortó a los contendientes a respetar los resultados.
El tenso ambiente político se generó por la aprehensión, entre el viernes y el sábado, de 30 militantes del PRD, que supuestamente portaban armas e intentaban sabotear los comicios, de acuerdo con la Policía local. Otros hechos que empañaron la tranquilidad de Tabasco fueron los atentados que sufrieron en sus domicilios dos candidatos a alcaldes del PRI.
Las casas de los políticos fueron baleadas el sábado por desconocidos sin que se registraran víctimas. Las elecciones de este domingo son un reto importante para el PRD, debido a que en los comicios presidenciales de julio la formación obtuvo en Tabasco unos 160,000 votos más que el PRI.