Internacionales

ONU elige nuevo Secretario General

* Aprobación de los 192 Estados miembros se hizo en forma de resolución adoptada “por aclamación”

El canciller surcoreano Ban Ki-Moon, de 62 años, será el próximo secretario general de la ONU en sustitución de Kofi Annan, después de que la Asamblea General le expresase ayer viernes su apoyo unánime.
La aprobación de los 192 Estados miembros de la ONU se hizo en forma de resolución adoptada “por aclamación” y era una mera formalidad después de que Ban Ki-Moon recibiera el lunes el respaldo de los quince miembros del Consejo de Seguridad.
En su discurso de aceptación, Ban dijo sentirse “profundamente honrado” y prometió trabajar por una organización “que cumpla sus promesas”.
“Las promesas deben cumplirse (...) La verdadera medida del éxito para la ONU no estará en lo que prometamos, sino en lo que hagamos por los que más nos necesitan”, agregó el diplomático.
“Dada la vigencia de los propósitos y los principios inspiradores de nuestra organización, no necesitamos corear sus alabanzas o predicar sus virtudes. Simplemente tenemos que vivir día a día, paso a paso, programa a programa, mandato a mandato”, subrayó.
Ban dijo que “la creciente demanda de servicios” de la ONU prueba “no sólo su relevancia, sino su puesto central en el avance de la dignidad humana”.
“Se necesita a la ONU más que nunca”, sentenció, prometiendo concentrar sus esfuerzos en la reforma de la organización, en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo, las fuerzas de pacificación, las amenazas terroristas o la proliferación de armas de destrucción masiva.
“Reformamos porque creemos en el futuro” de la ONU, explicó.
Ban, que hasta ahora desempeñaba el cargo de ministro de Relaciones Exteriores de su país, tuvo palabras de agradecimiento para su antecesor, Kofi Annan, que “ha guiado con astucia a la organización hacia el siglo XXI”.
Annan, de 68 años y oriundo de Ghana, culmina su segundo periodo al frente de la ONU en diciembre de este año, mientras que Ban, de 62 años, asumirá el cargo en enero de 2007 con un mandato que se extiende hasta el 31 de diciembre de 2011.
En su discurso de bienvenida, Annan recordó entre risas que el también fue elegido “un viernes 13”, día de la mala suerte en muchas partes del mundo, y reconoció las aptitudes del surcoreano, el octavo secretario general desde el nacimiento de la ONU en 1945.
Se trata, dijo Annan, “de un futuro secretario general que está en sintonía con las sensibilidades de los países y los grupos de cada continente”.
“Un hombre con una verdadera mentalidad mundial al mando de la única organización universal del mundo”, agregó el secretario saliente, recordando a su sucesor que le traspasa “el mejor trabajo del mundo”.
“Mientras se prepara para asumir el nuevo cargo, le deseo fortaleza y valor. Necesitará esos atributos, aunque, de igual modo, necesitará un saludable sentido del humor, que sé que no le falta. Así que no se olvide de disfrutar del camino. Le deseo la mejor de las suerte”, concluyó Annan.
Representantes de todos los grupos regionales tomaron la palabra para saludar al nuevo secretario, el primer asiático que encabeza la ONU desde el birmano U Thant (1961-1971).
El embajador estadounidense, John Bolton, agradeció a Annan “sus esfuerzos” y lanzó un mensaje a su equipo de consejeros, con los que ha tenido varios roces, al expresar el “aprecio” a su trabajo ahora que “se mudan a otros desafíos” (su suerte no está decidida aún).
En nombre de Latinoamérica y el Caribe, el embajador de Ecuador, Diego Córdovez, le instó a contar con el “apoyo” que su región “ha tradicionalmente brindado a la ONU desde su fundación”.
Las crisis nucleares con Corea del Norte e Irán, una prolongada ocupación norteamericana de Irak y la delicada misión de sus Cascos Azules en Líbano, son algunos de los retos más inmediatos que esperan a Ban tras su elección en el cargo este viernes por la Asamblea general de la ONU.
En su primer encuentro con la prensa tras su nombramiento, Ban se refirió a la cuestión norcoreana para expresar su deseo de que el Consejo de Seguridad adopte una resolución clara y enérgica imponiendo sanciones al régimen de Kim Jong Il por su ensayo nuclear.
El Consejo de Seguridad debe “mandar un mensaje enérgico, unificado, y claro para que Corea del Norte no sienta la tentación” de realizar nuevos ensayos nucleares, dijo.
Al frente de la diplomacia surcoreana desde enero de 2004, Ban Ki-Moon es uno de los ministros de Relaciones Exteriores que más tiempo ha ocupado ese cargo tras haber sobrevivido a varias crisis entre las dos Coreas.