Internacionales

Nobel de la Paz para “Banquero de los pobres”

Este año el Comité encargado de entregar el Nobel de la Paz (premio que no es responsabilidad de la Academia Sueca de las Ciencias) decidió premiar la labor del hombre que ha impulsado el microcrédito como política de desarrollo en los países del llamado tercer mundo.

El bangladeshí Muhamed Yunus, pionero de los microcréditos, fue galardonado esta mañana con el Premio Nobel de la Paz, junto al Banco Grameen, que él creó, por sus esfuerzos por impulsar el desarrollo económico y social, según anunció el Comité noruego que entrega el galardón, que no está bajo la responsabilidad de la Academia Sueca de las Ciencias, encargada de entregar los Nobel.
“Yunus ha demostrado ser un líder capaz de traducir sus ideas visionarias en hechos para beneficio de millones de personas, no sólo en Bangladesh sino también en muchos otros países”, dijo el jurado al justificar el premio, según informa elpais.es

Vea: Información sobre el Banco Grameen en Bangladesh y el mundo
Visite: Sitio web Fundación Nobel (en inglés)

Una vez conocido el anuncio, Yunus dijo que este Nobel es "un premio para todas las mujeres" que participan en su banco de microcréditos Grameen. "Estoy muy orgulloso por todo el país", dijo Yunus, quien es conocido como "banquero de los pobres”, quien agregó que el Premio Nobel de la Paz "me inspirará para completar mis planes de futuro".
Yunes, quien es doctor en Ciencias Económicas y prestigioso profesor, consideró lógico haber recibido el Nobel de la Paz en lugar del Nobel de Economía, y apuntó que ambos asuntos están "relacionados". "La economía y la paz están directamente relacionadas, los problemas en gran parte del mundo están causados por razones económicas", apuntó.
El Nobel de la Paz está dotado con diez millones de coronas suecas (un millón de dólares aproximadamente) y se entregará el próximo 10 de diciembre. Yunus dijo que invertirá el dinero del premio en la construcción de un hospital oftalmológico y en la creación de una compañía de elaboración de alimentos para los pobres, según informa elmundo.es.
"El Nobel de la Paz es lo más grandioso, simplemente fantástico para nosotros, el Grameen Bank, para Bangladesh y para los pobres de todo el mundo", insistió.
Un nuevo modelo de desarrollo
Las iniciativas de microcrédito se multiplican en el mundo junto a la promoción de un nuevo modelo de desarrollo sostenible. En una década, los "banqueros de los pobres" o "banqueros descalzos" -como son llamados- se han impuesto ante organismos internacionales, ONGs o poderes públicos como una de las soluciones a la extrema pobreza del Sur, aunque también en los países industrializados.
La microfinanza alude a todos los programas de servicios financieros que ofrecen créditos a personas en situación de extrema pobreza, para facilitarles un trabajo autónomo. Según un informe internacional, al 31 de diciembre de 2004, 3.164 instituciones de microcrédito operaban con 100 millones de clientes en todo el mundo, de los cuales dos terceras partes integraban las capas más pobres cuando solicitaron su primer crédito. Este préstamo puede ser de solamente 15 dólares.
Por extensión, y considerando en promedio cinco personas por familia, estos clientes permitieron cubrir las necesidades de cientos de millones de personas en el mundo. Desde su creación en 1976, hasta julio de 2005, el Grameen Bank desembolsó 4.950 millones de dólares a cinco millones de personas, entre ellas un 95% de mujeres.
También en Nicaragua
En Nicaragua, las microfinancieras desembolsaron en 2005 más de 150 millones de dólares en créditos para 235 mil clientes, principalmente pequeños empresarios que invirtieron esos fondos en el desarrollo de sus negocios de comercio, agropecuario, vivienda y servicios. Datos de la Red Centroamericana de Microfinancieras (Redcamif), institución que agrupa a 98 microfinancieras a nivel regional, revelan que atienden a 660 mil clientes, con una cartera de créditos que supera los 300 millones de dólares.
El sector microfinanciero nacional es el de mayor crecimiento a nivel regional, ya que su cartera creció de 20 millones de dólares y 45 mil clientes, en 1999, a 110 millones de dólares y 235 mil clientes actualmente. Los clientes acuden a las 23 microfinancieras que hay en todo el país para sacar adelante sus negocios y obtener créditos que van desde los 100 hasta los un mil 500 dólares. El promedio de créditos entregados en 2004 fue de 500 dólares por cliente.
Estos fondos favorecen principalmente al sector comercial (113 mil clientes), entre los que están comerciantes de los mercados, de productos agropecuarios, ropa, artesanías, muebles, comiderías, transporte. Este sector recibió un total de 40 millones 300 mil dólares en créditos.