Internacionales

El fatídico día 11

Hace 5 años y un mes, las Torres Gemelas de Nueva York ardieron a causa de un brutal atentado terrorista.

Los neoyorquinos han vuelto a recordar esta tarde la pesadilla del 11 de septiembre de 2001, cuando dos aviones capturados por terroristas se estrellaron contra las Torres Gemelas de Manhattan. Hoy, exactamente a cinco años y un mes de ese fatídico acontecimiento, una pequeña nave se estrelló en un edificio de apartamentos en una lujosa zona del centro de la ciudad.
Las cadenas de televisión estadounidenses transmitieron en vivo las imágenes de un edificio en llamas, mientras que los primeros informes, ambiguos, no descartaban un nuevo atentado terrorista en un país en constante paranoia por este tema. Una hora después, las autoridades del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, descartaban un atentado terrorista.
Los informes preliminares muestran que la nave iba pilotada por el lanzador de los Yanquis de Nueva York, Cory Lidle, quien pudo haber muerto en el accidente. Se espera que las autoridades confirmen esta información. Los yanquis no han dado datos al respecto y en su sitio de Internet sólo informan de la posibilidad de la muerte del jugador de 34 años.
Las calles del lado este de Manhattan, una lujosa zona en Nueva York, volvieron a escuchar el ruido de sirenas, helicópteros y la ida y venida de oficiales de seguridad, tras un espectacular operativo de emergencia que trasladó a los neoyorquinos a aquel fatídico 11 de septiembre de 2001, cuando los ataque terroristas sobre las Torres Gemelas dejaron más de 2 mil muertos y que cambió drásticamente la historia.
Con el 11-S –como fue bautizado el brutal atentado-, el mundo entró a una era del terror, caracterizada por atentados mejor planificados y más mortíferos, y por gobiernos dispuestos a restringir cada de vez más las libertades individuales en nombre de la seguridad. Tres años después del 11-S, el 11 de marzo de 2004, otro sangriento atentado se registró en Madrid, España. La invasión de Afganistán y la guerra en Irak, también son consecuencias de aquel 11 de Septiembre en Nueva York. Desde ese día los estadounidenses viven con una paranoia por temor a nuevos ataques, avivada por las políticas de temor impuestas por la Administración Bush.
El choque de esta tarde, que no es el único de este tipo que se ha producido en Manhattan en los años siguientes al 11-S, causaron una grave caída en las transacciones de la Bolsa de Nueva York, la más importante del mundo, cuando los primeros informes no descartaban un atentado terrorista. Cuando el FBI y la Casa Blanca hablaron de un accidente, la actividad en el mercado neoyorquino volvió a la calma.
Esta tarde, las televisoras estadounidenses mostraron un hueco ennegrecido en el piso 40 y 41 del lujoso edificio de apartamentos del este de Manhattan. Las patrullas de la Policía y bomberos mantienen acordonada las zonas cercanas al edificio, mientras que los vuelos sobre la isla están restringidos. Las autoridades locales han pedido calma a la ciudadanía y han anunciado un amplio operativo de investigación sobre el hecho.