Internacionales

Crimen de maestro ahonda crisis en Oaxaca


Agence France Presse

MÉXICO -El asesinato de un maestro contrario a una huelga que mantiene paralizada la educación desde mayo en el estado mexicano de Oaxaca introdujo una cuña en un primer paso de distensión, tras las primeras negociaciones celebradas entre el gobierno federal y los manifestantes, para superar la crisis en esa región.
El docente, que fue apuñalado cuando se dirigía a una reunión, se había dedicado en las últimas semanas a promover la apertura de planteles educativos alternos ante el prolongado paro que mantiene sin clases a 1.3 millones de alumnos en Oaxaca. El asesinato del maestro eleva a tres el número de víctimas desde que se desató el conflicto en ese empobrecido estado, en mayo pasado.
El Consejo Central de Lucha, colectivo de maestros disidentes al grupo que mantiene la huelga, acusó a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), que apoya a los docentes en paro, de estar involucrada en el crimen.
Se desligan de asesinato
Sin embargo, la APPO, integrada por varias decenas de organismos sociales de Oaxaca, se desligó de los hechos y reveló que en la entidad, presuntamente, hay un plan denominado ''Hierro'', con el que se quiere infundir temor a la población.
Los líderes de ese colectivo no identificaron quién encabezaría ese plan.
Con el asesinato se debilitan las señales de distensión del conflicto alcanzadas el jueves en la ciudad de México, entre el secretario de Gobernación, Carlos Abascal, y los líderes de los manifestantes, quienes retornaron a Oaxaca para consensuar entre sus seguidores la propuesta oficial.
Sin embargo, los activistas mantienen su demanda para que renuncie el gobernador de la entidad, Ulises Ruiz, a quien acusan de corrupción.
Los opositores dijeron que responderán la semana próxima al planteamiento de Gobernación, que en términos generales pretende reestablecer la estabilidad en Oaxaca, dijo a la prensa el líder de los maestros, Enrique Rueda.
La propuesta del gobierno es que ''de común acuerdo restablezcamos los mecanismos para que haya estabilidad en el estado'', apuntó.
La iniciativa de Gobernación incluye que la Policía Federal Preventiva se encargue momentáneamente de la seguridad en Oaxaca, en lugar de las instituciones locales, las que ya se enfrentaron con los manifestantes en junio.
La crisis dejó millonarias pérdidas económicas en una zona que depende casi exclusivamente del turismo.