Internacionales

Alerta en Panamá por raro síndrome


PANAMA / AFP -Panamá ha decretado alerta sanitaria tras la aparición de un extraño síndrome “agudo agresivo” que presenta un cuadro clínico de diarreas severas, fiebres, insuficiencia renal aguda y crisis neurológicas, y que ya ha matado a 15 personas mientras otras 22 presentan esos síntomas.
Panamá ha pedido ayuda a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y al Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, Estados Unidos, mientras el ministro de Salud, Camilo Alleyne, pidió a la población calma tras reconocer la gravedad de la crisis sanitaria.
Según Alleyne, un “equipo de crisis” integrado por expertos, epidemiólogos, nefrólogos e infectólogos analiza muestras de los fallecidos y de los enfermos, provenientes de la capital, del distrito de La Chorrera, a unos 40 kilómetros al oeste de ciudad de Panamá y de la provincia de Coclé, a 150 kilómetros.
El estatal Instituto Conmemorativo Gorgas, encargado de los análisis científicos, descartó la presencia de virus o bacterias en los hospitales, así como posibles contagios con dengue, encefalitis, influenza, gripe equina, virus del Nilo o enterovirus.
Panamá enfrentó hace 10 años una epidemia de cólera, y hace 7 años una de hanta virus que obligó inclusive cancelar fiestas populares y reuniones.
El neurólogo y ex director de la estatal Caja del Seguro Social (CSS), Francisco Sánchez, dijo que los pacientes ven afectado primero su sistema gastrointestinal “por donde entran los alimentos”, y luego los riñones y el tejido nervioso “que protege el cuerpo de las bacterias”.
Según Alleyne, los pacientes tienen problemas para orinar, se les paralizan las extremidades y fallecen como consecuencia de un paro renal y cardíaco.
Los pacientes con el síndrome se encuentran en la “sala especial” habilitada para la ocasión, aseguró la directora de Prestaciones Médicas de la CSS, Rosario Turner.
El propio presidente Martín Torrijos ordenó al Ministerio de Salud y a la CSS que informe diariamente a los familiares y allegados de los enfermos y a la prensa para disipar el pánico generado en las instalaciones hospitalarias, sobre todo en las urgencias, donde se utilizan mascarillas y guantes por precaución.