Internacionales

Fotos de dinero radicalizan aún más campaña electoral


La publicación ayer sábado de fotografías del dinero que le fue incautado a militantes del partido del presidente Luiz Inácio Lula da Silva que pretendían comprar un dossier falso contra líderes opositores, radicalizó aún más el ambiente de la campaña para las elecciones de hoy domingo.
Las fotografías de torres de billetes de real y de dólar, que supuestamente fueron robadas de la oficina del comisario de Policía que investiga el caso, recibieron un gran despliegue en prácticamente todos los periódicos de Brasil, que le destinaron sus primeras planas y grandes espacios.
El Partido de los Trabajadores (PT), la formación que Lula fundó en 1980 y con la que gobierna desde 2003, inmediatamente responsabilizó a la oposición de la filtración de las fotografías y presentó un recurso ante la justicia electoral, rápidamente rechazado, para intentar prohibir la publicación de las imágenes.
La intención del PT era evitar que la divulgación de las fotografías tuviese alguna repercusión en la campaña electoral de Lula, que es el favorito para imponerse en las elecciones de hoy domingo, con un 50 por ciento de las intenciones de voto y la posibilidad de garantizar su reelección sin necesidad de disputar una segunda vuelta.
Los líderes de la oposición, por su parte, aprovecharon el amplio destaque dado a las imágenes del dinero para reforzar sus ataques contra la formación oficialista, a la que acusan de haber captado recursos de origen dudoso para financiar una campaña destinada a desprestigiar a los rivales de Lula.
El dinero, cerca de 1,7 millones de reales (unos 800.000 dólares), fue confiscado por la Policía el 15 de septiembre pasado en manos de dos militantes del PT que negociaban la compra de un dossier con informaciones falsas contra dirigentes del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).
La documentación había sido ofrecida por un empresario preso que está siendo procesado por su responsabilidad en un millonario fraude al Estado con la venta de ambulancias a precios exorbitantes.
Las investigaciones han salpicado a siete militantes del Partido de los Trabajadores, entre ellos un allegado de Lula que trabajaba como asesor personal en la Presidencia, y provocaron la renuncia del presidente del PT, Ricardo Berzoini, como jefe de la campaña electoral del jefe de Estado.
La Policía Federal se había abstenido hasta ahora de divulgar las fotografías, a diferencia de lo que siempre hizo en operaciones similares, pero el comisario responsable por el caso dijo que las imágenes fueron robadas de su oficina.
La Policía ya abrió una investigación para establecer cómo las imágenes fueron a parar inicialmente a sitios en Internet, y luego a todos los periódicos.