Internacionales

Degüella a una niña por “inspiración divina”

Un hombre degolló a una niña de siete años, cuando ésta se encontraba en su casa. El hombre estuvo relacionado sentimentalmente con la madre de la niña. Confesó hoy ser el autor del crimen.

El hecho ocurrió el pasado sábado en Ceuta, una ciudad española situada en el norte de África, donde el marroquí Kassem E.Y degolló a Suhaila, una niña musulmana de 7 años, que se encontraba sola en la casa de su madre. Kassem confesó hoy ser el autor del homicidio. Según informaciones de Antena 3 de la televisión española, el homicida dijo que el crimen fue realizado por “inspiración divina”.
Los hechos ocurrieron a media tarde en una vivienda del barrio del Príncipe Alfonso, un sector humilde de Ceuta, donde residen miles de personas de origen marroquí y confesión musulmana. Según informa EFE, el homicida estuvo relacionado sentimentalmente hasta hace un mes con la madre de la niña. Luego del homicidio, Kassem había huido hacia Marruecos.
El asesinato de Suhaila ha consternado a Ceuta. Según informaciones de medios españoles, el día que se capturó a Kassem los vecinos de la ciudad salieron a las calles exigiendo justicia para la niña asesinada. Los ceutíes, airados, trataron de linchar a Kassem, mientras era trasladado hacia una estación de policía.
Según Antena 3, el hombre decidió entregarse a la Policía luego de recibir una llamada de un familiar que le informaba que la niña no había muerto, por lo que era mejor que se entregara para arreglar las cosas.Una vez capturado, admitió el delito.
El entierro de Suhaila se realizó ayer en Ceuta con la participación de más de mil personas. El féretro de la niña fue trasladado en una larga caravana que recorrió parte de la ciudad, desde el barrio en el que vivía hasta el lugar donde le dieron sepultura. A lo largo del trayecto los vecinos de la ciudad pedían justicia para la niña asesinada. Las mujeres, portando los tradicionales velos de la cultura musulmana, lloraban, gritaban y lanzaban flores al féretro.
Rezos y oraciones del Corán acompañaron la procesión. Unas horas después, los compañeros de clase de Suhaila plantaban un árbol en recuerdo de la menor, en un acto desarrollado en el colegio público donde estaba matriculada, informa EFE.