Internacionales

Masacre en cárcel de Guatemala

Al menos ocho fallecidos en un enfrentamiento entre presos y oficiales.

Al menos ocho reos de la principal cárcel de Guatemala, Pavón, a 25 km al este de la capital, fallecieron este lunes al enfrentarse con las fuerzas de seguridad durante un operativo para recuperar el control del centro, en manos de grupos del crimen organizado, según fuentes oficiales.
El incidente se dio horas después que el gobierno de Guatemala decretara por un periodo de ocho días, un "Estado de Prevención" en el municipio de Fraijanes, con el fin de recuperar la cárcel de Pavón, la principal de Guatemala, controlada por la mafia.
La medida, que prohíbe las reuniones y la portación de armas en Fraijanes, donde su ubica la prisión, fue publicada hoy en el Diario de Centroamérica (oficial). Los más de 1.600 reclusos que tiene la Granja Modelo de Rehabilitación Pavón, fueron sorprendidos hoy por un vasto operativo de la policía y el ejército por órdenes del presidente de Guatemala, Oscar Berger, con el fin de recuperar el control de la cárcel. Durante el operativo murieron al menos ocho reos, según informes preliminares.
Fábrica de drogas
El ministro guatemalteco de Defensa, Francisco Bermúdez, quien participa en los operativos, aseguró a periodistas que las fuerzas de seguridad ya tienen el control de la prisión. Los reclusos han sido concentrados en un campo de fútbol que funciona en el lugar y en las próximas horas serán trasladados a otras cárceles. Bermúdez dijo que el presidente Berger ha ordenado la destrucción de las casas y champas (chozas) rústicas que los reos levantaron en la prisión. "Hay un sin número de casas, parece un barrio y serán demolidas", dijo el militar.
Una investigación realizada por el diario local "Prensa Libre" publicada ayer dio cuenta que Pavón está controlado por la mafia que tiene adentro laboratorios para procesar droga y un ejército que extorsiona y reprime a los propios reos. La cárcel, aseguró el diario, la controla el Comité de Orden y Disciplina (COD), presida por el reo Luis Alfonso Zepeda, condenado por asesinato, y las extorsiones le representa ingresos anuales por unos 790.000 quetzales (unos 104.084 dólares). El director del Sistema Penitenciario, Alejandro Giammattei, admitió que Pavón es "un asco" y está controlado por el crimen organizado.