Internacionales

Chile espera respuesta de gobierno venezolano

* Dirigentes políticos del oficialismo chileno se pronuncian por el retiro del embajador de Venezuela

SANTIAGO /AFP -Chile espera que Venezuela adopte las medidas "necesarias" para restablecer la normalidad en las relaciones entre ambos países, después del malestar que provocaron recientes declaraciones del embajador venezolano, señaló este domingo el secretario general de Gobierno, Ricardo Lagos Weber.
Tres días después de que la Cancillería manifestara ese malestar en un comunicado, el gobierno del presidente Hugo Chávez no había remitido a Santiago ninguna respuesta, mientras dirigentes políticos del oficialismo se pronunciaban por el retiro del embajador Víctor Delgado.
La fricción diplomática surgió el jueves, cuando Delgado acusó a la Democracia Cristiana (DC), que integra la coalición de la presidenta Michelle Bachelet, de apoyar el intento de golpe contra el presidente Chávez en abril de 2002.
El gobierno chileno espera "que Venezuela adopte las medidas que estime necesarias para asegurar que vamos a restablecer una relación de cooperación y amistad como la que nos merecemos con el gobierno venezolano", dijo Lagos Weber.
El vocero no mencionó ninguna medida concreta ni aludió a una petición formal para que el embajador regrese a Caracas.
"Está en Venezuela determinar esas medidas y Chile valorará en su oportunidad si son suficientes", agregó Lagos Weber.
En una entrevista difundida el jueves, el embajador Delgado señaló que la DC chilena se opone a respaldar el ingreso de Venezuela al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
"No me extraña esa actitud: la DC se opuso al proyecto socialista, progresista y renovador del presidente (Salvador) Allende y se opone al mismo proyecto del presidente Chávez", dijo Delgado, en alusión al papel opositor que ese partido tuvo frente al gobierno izquierdista derrocado por el general Augusto Pinochet en 1973.
Aunque el diplomático explicó al día siguiente que "hubo una confusión" en la interpretación de sus palabras, la Cancillería no aceptó su aclaración y pidió su retiro al Gobierno de Caracas, según informó el sábado el diario El Mercurio, sin que la versión fuera desmentida.
"La presencia del embajador Delgado es una dificultad hoy día en las relaciones diplomáticas entre Chile y Venezuela, y lo que debiera hacer el presidente Chávez es alejarlo de su cargo y nombrar un nuevo embajador", estimó el presidente de la Cámara de Diputados, Antonio Leal, miembro del Partido por la Democracia (PPD), también oficialista.
En la Democracia Cristiana, uno de los cuatro partidos que integran la coalición de la presidenta Michelle Bachelet, sus dirigentes reaccionaron molestos y el senador Jorge Pizarro planteó la salida del diplomático.
"La única forma de solucionar esto es que el propio presidente Chávez llame a su embajador", dijo el parlamentario.
En el Partido Socialista de la presidenta Bachelet las opiniones no fueron tan drásticas, pero el senador Juan Pablo Letelier cuestionó la actitud del representante venezolano en Santiago.
"No es aceptable que ningún embajador de un país amigo entre a opinar sobre política interna", advirtió Letelier.
El Partido Comunista (de oposición) se solidarizó, en cambio, con Delgado, y su presidente, Guillermo Teillier, afirmó que sus declaraciones sólo recogieron un hecho histórico, al recordar "el apoyo que generó al interior de la Democracia Cristiana el golpe de Estado de 1973" contra el presidente Allende.
El incidente podría determinar que Chile se abstenga de votar a mediados de octubre en la elección de un representante latinoamericano al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cargo al que postulan Venezuela y Guatemala, adelantaron algunas fuentes políticas.
Otros sectores estimaron, en cambio, que si Chávez llama a su embajador, la presidenta Bachelet respondería a ese gesto con un voto en favor de Venezuela.
El vocero de la Presidencia declinó comentar estas versiones pero aseguró que el voto de Chile no estará condicionado a situaciones bilaterales, sino a que con la elección de un país en el Consejo de Seguridad "la diversidad de América Latina quede representada de la mejor manera".