Internacionales

Canciller venezolano denuncia abusos de EU

* Afirma que personal de seguridad estadounidense amenazó con golpearlo luego de ser detenido en aeropuerto de Nueva York

NUEVA YORK /AFP -El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció que personal de seguridad estadounidense amenazó con golpearlo luego de ser detenido temporalmente en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York este sábado, lo que generó una disculpa de Estados Unidos.
"Fuimos amenazados con ser golpeados" por personal de seguridad, dijo el canciller tras dejar el aeropuerto, después de una detención de una hora y media, durante un encuentro con la prensa en la misión venezolana ante la ONU.
El funcionario denunció "una situación compleja, bochornosa, y atentatoria al derecho internacional", y responsabilizó de su detención al gobierno de Estados Unidos que, consideró, respondió de este modo a los afirmaciones del presidente venezolano, Hugo Chávez, ante la Asamblea General de la ONU.
Pese a que inicialmente negó el incidente, Washington ofreció más tarde disculpas a Venezuela. Un portavoz de la embajada estadounidense en Caracas, Bryan Penn, indicó a la AFP que el gobierno de Estados Unidos "ha ofrecido sus disculpas al canciller Maduro y al gobierno de Venezuela".
"Puedo confirmar que hubo un incidente en el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy de Nueva York, y que por parte de la embajada de Estados Unidos y del Departamento de Estado lamentamos lo que ocurrió", dijo Penn.
Maduro viajaba desde Nueva York, adonde acudió para el debate de la 61ª Asamblea General de la ONU, a Miami, desde donde pretendía tomar otro vuelo hacia Caracas.
Según el relato del canciller, al pasar el primer control de seguridad permitió que le revisaran el equipaje de mano. Fue al llegar el segundo control, cuando el personal de seguridad "nos pidió revisar nuestras vestimentas, cuando nos negamos".
El canciller invocó entonces los derechos asociados al pasaporte diplomático, y fue objeto de las amenazas que denunció.
"Se me retuvo el pasaporte y el boleto de viaje, y sólo se me entregó al final, cuando ya había hecho la denuncia pública" del episodio.
"A la hora y 20 de estar detenidos, recibimos una llamada del Thomas Shannon (el jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina) del Departamento de Estado, diciendo que estaba apenado" por los hechos.
Al rato llegaron representantes del Departamento de Estado, y cuando Maduro creía que el problema iba a solucionarse, "nos dijeron que abriéramos las piernas y mantuviéramos los brazos en cruz para permitir ser cateados por la Policía".
Maduro se limitó a informar que partirá "pronto" de Nueva York, sin más detalles, y que su gobierno llevará "hasta las últimas consecuencias" este asunto.
El ministro dijo que habían puesto el incidente en conocimiento del secretario general de la ONU, Kofi Annan, y que éste "ha designado un equipo de abogados que asume inmediatamente el caso".
Maduro vinculó el episodio al discurso que Chávez pronunció el miércoles en la ONU, llamando "tirano" y "diablo" al presidente estadounidense George W. Bush, así como a las tendencias "nazis" y "racistas" de la Casa Blanca.
"Se combinan dos cosas. El abuso regular del gobierno de Bush, que abusa de los pueblos del sur, porque es un gobierno nazi y racista (...) A eso se suma el intento de represalia política (...) porque el presidente Chávez vino a decir las verdades de los pueblos del sur".
"Si esto hacen con el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, ¿qué no harán con la gente humilde, qué no harán con la gente de color, con los árabes, con los latinoamericanos?", se preguntó.
"Hablamos en nombre de esos millones de personas que cada día son abusadas en los aeropuertos y fronteras de Estados Unidos, y en nombre de los que no lo tienen, los que son trasladados a cárceles secretas".
"¿Puede seguir la sede de la ONU en Nueva York en estas circunstancias?", se preguntó, haciéndose eco de la demanda de Chávez de que la organización traslade su sede a un país del sur.
Poco antes, el gobierno de Caracas había denunciado la detención del canciller.
"Se trata de una agresión contra el canciller, incalificable, insólita en lo que respecta al tratamiento que merecen las personas con una investidura como la del canciller Maduro", dijo el vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangel.
"Es un hecho que no se puede extraer del contexto de la situación que existe con Estados Unidos", agregó.
El Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos reaccionó inicialmente negando que Maduro haya sido detenido.
"No hay ninguna evidencia para afirmar nada de eso", dijo telefónicamente a la AFP el portavoz del Departamento de Seguridad Interior, Russ Knocke, aunque luego llegaron las disculpas en Caracas.
El presidente Chávez consideró que el canciller fue retenido por una supuesta vinculación al fallido golpe militar de febrero de 1992, que dirigió el actual mandatario contra el entonces gobierno de Carlos Andrés Pérez.
"Parece que él sale en una lista por el 4 de febrero. Pero él no estaba en la rebelión", dijo Chávez a la estatal Venezolana de Televisión.