Internacionales

Chile pide a Venezuela que retire a su embajador

* Petición fue entregada en Nueva York a representación venezolana que concurrió a la Asamblea General de la ONU

SANTIAGO /AFP -Chile pidió a Venezuela que retire a su embajador en Santiago, después de las críticas que lanzó a la Democracia Cristiana (DC), uno de los cuatro partidos dentro de la coalición de la presidenta Michelle Bachelet, informó este sábado el diario El Mercurio.
La petición fue entregada en Nueva York a la representación venezolana que concurre a la Asamblea General de la ONU, tras una reunión que el jueves mantuvo Bachelet con sus asesores, antes de regresar a Santiago, indicó el rotativo, sin mencionar sus fuentes.
El canciller chileno Alejandro Foxley y su par venezolano Nicolás Maduro concurrieron el viernes a un almuerzo en Nueva York ofrecido por la delegación de Uruguay, pero "quienes estuvieron presentes en la actividad comentaron que ambos no cruzaron palabra, y ni siquiera estuvieron cerca de encontrarse", agregó el diario.
En una entrevista difundida el jueves, el embajador venezolano en Santiago, Víctor Delgado, acusó a la Democracia Cristiana chilena de apoyar el intento de golpe contra el presidente venezolano Hugo Chávez hace cuatro años, y de negarse a respaldar el ingreso de Venezuela al Consejo de Seguridad de ONU.
"No me extraña esa actitud: la DC se opuso al proyecto socialista, progresista y renovador del presidente (Salvador) Allende, y se opone al mismo proyecto del presidente Chávez", dijo Delgado, en alusión al papel opositor que los demócrata cristianos tuvieron frente al gobierno izquierdista derrocado en Chile por el general Augusto Pinochet, en 1973.
"Creo que hubo una confusión. No fue mi intención mencionar, discriminar o señalar ningún partido político", señaló el diplomático el viernes, ante consultas de la prensa después de la molestia que su primera declaración causó en el gobierno chileno.
La Cancillería chilena rechazó, sin embargo, esta explicación, y el vicanciller Alberto van Klaveren afirmó la noche del viernes que el problema es "con el embajador y no con el gobierno de Venezuela", aunque no mencionó la petición para que el diplomático sea llamado a Caracas.