Internacionales

Inicia Ramadán de forma sangrienta en Irak

El primer atentado en Bagdad del mes de ayuno musulmán del Ramadán dejó 31 muertos este sábado en una gasolinera, donde los habitantes hacían cola para llenar de combustible sus bidones.

El mes sagrado musulmán del Ramadán, comenzó de forma trágica en Irak. Unas horas después del inicio de esta celebración religiosa, que los sunitas y kurdos iraquíes iniciaron al amanecer, 31 personas perdieron la vida y otras 34 sufrieron lesiones al estallar dos bidones bomba, de 70 litros de capacidad cada uno, delante de un camión cisterna, en una gasolinera de Bagdad, anunció un teniente de la policía. La explosión prendió fuego el vehículo y numerosos automóviles cercanos, añadió.
El atentado fue cometido en el barrio populoso chiita de Sadr City, en el noreste de Bagdad, que suele ser blanco de los extremistas sunitas. La mayoría de las víctimas sufrieron quemaduras. Cuando se produjo el atentado, había muchas mujeres esperando su turno para llenar los bidones.
Poco antes, la célula iraquí de la red terrorista Al Qaeda incitó a los insurgentes a multiplicar sus ataques durante el Ramadán, en un comunicado publicado en una página web y cuya autenticidad no se ha podido establecer. Deseó asimismo que este mes aporte más "conquistas y victorias" a los iraquíes. No hacía más que confirmar las sospechas existentes. A principios de esta semana, el general William Caldwell, portavoz de las fuerzas de la coalición en Irak, expresó su temor de que "el Ramadán sea un periodo marcado por un recrudecimiento de las acciones violentas".
Durante los dos últimos meses, más de 5 mil personas murieron en la capital y más de 6 mil 500 perecieron en todo el país como consecuencia de actos violentos de diversa naturaleza, según cifras de la ONU publicadas esta semana. En el momento mismo del atentado, el comandante jefe de las fuerzas armadas iraquíes anunció el arresto, al norte de Bagdad, de un cabecilla islamista aliado de Al Qaeda y de dos de sus lugartenientes, presuntos autores de varios atentados en Irak.
En un comunicado, señala que las tropas iraquíes "han capturado al líder de Ansar al-Suna, jeque Muntaser Hamud Aleui al-Juburi, y a dos de sus ayudantes en Moqdadiyá", a 100 km al norte de Bagdad. La detención tuvo lugar el viernes de madrugada, según una fuente militar. Ansar al-Suna, los Partidarios de los preceptos del Profeta, un grupo islamista radical ligado a Al Qaeda, ha reivindicado numerosos atentados y ejecuciones de prisioneros en Irak.
Continúan los ataques
En el resto de Irak prosiguieron los ataques cotidianos que ensangrientan al país. Siete cadáveres fueron hallados en cuatro ciudades distintas y en Nayaf, a 160 km de Bagdad, el jefe tribal Fadel Ahmad bou Suaybeh fue asesinado por un grupo de desconocidos. Por otro lado, la policía anunció que había llevado a cabo una redada al alba en un pueblo a 125 km al norte de Bagdad que se saldó con 15 detenidos, entre ellos el imán de la mezquita, Basem Mohamad Hasan al-Aicha.
Los iraquíes temen que el Ramadán, que el domingo comenzará también para los chiitas, esté acompañado, como sucedió el año pasado, por una ola de atentados. En este cuarto Ramadán marcado por un ambiente bélico, los iraquíes lidian con su pérdida de poder adquisitivo y un mal funcionamiento de los servicios colectivos, como el suministro eléctrico. Además, las tradicionales comidas nocturnas estarán sometidas al toque de queda vigente en la mayor parte de las ciudades.