Internacionales

Accidente de tren deja 25 muertos en Alemania

* Tren rápido de levitación magnética Transrapid, una de las joyas de la tecnología alemana, colisionó cuando realizaba unas pruebas cerca de Lathen

LATHEN, Alemania / AFP -Un total de 25 personas murieron y otras 10 resultaron heridas el viernes en el accidente de un tren rápido de levitación magnética Transrapid, una de las joyas de la tecnología alemana, cuando realizaba unas pruebas cerca de Lathen, en el noroeste de Alemania.
Las primeras informaciones apuntan a que el siniestro se produjo debido a una “negligencia humana”, declaró un magistrado de la Fiscalía de Osnabrück en una rueda de prensa.
En particular, las autoridades consideran que podría tratarse de un problema técnico en las comunicaciones, que habría llevado al tren de alta velocidad Transrapid, que circulaba sobre un carril experimental, a colisionar contra un vehículo de obras que efectuaba tareas de limpieza sobre la vía.
“Si todas las condiciones se hubiesen respetado, este accidente no se habría producido”, aseguró Rudolf Schwarz, gerente de la sociedad de explotación Industrieanlagen-Betriebsgellschaft (IAGB).
La canciller alemana, Angela Merkel, se desplazó el viernes por la noche sobre el terreno, donde comunicó su pésame a los familiares de las víctimas. “Es una triste circunstancia la que me trae” a este lugar, declaró, vestida de negro. El tren sin conductor circulaba a una velocidad estimada de entre 170 km/h y 200 km/h sobre un tramo suspendido de hormigón situado a cuatro metros por encima del suelo, cuando chocó contra el vehículo.
La confusión reinaba en cuanto al número de pasajeros a bordo del Transrapid y del vehículo de obras. El accidente tuvo lugar entre las localidades de Lathen y Melstrup, cerca de la frontera holandesa, sobre una vía de ensayo de 31,5 km, presentada como la más larga de Europa.
Merkel subrayó que esta catástrofe no suscita ninguna duda acerca de la fiabilidad del Transrapid, que cuenta con una “tecnología segura”. El tren de levitación magnética de alta velocidad es una de las “joyas de la corona” del sector de alta tecnología alemán, pese a que su historia se ha visto marcada por altos costes y fracasos comerciales.
Desarrollado por los gigantes de la electrónica alemana Siemens y ThyssenKrupp, el tren ha sido comercializado sólo una vez, en China, donde funciona en un tramo de 30 kilómetros en Shanghai, entre el aeropuerto Pudong y el distrito financiero de la ciudad.
El tren de levitación magnética, o maglev, es impulsado por una fuerza electromagnética y no por un motor. Cuando el circuito está en funcionamiento, el tren “flota” 10 milímetros por encima del carril. El modelo Transrapid de Shanghai alcanza una velocidad de 430 kilómetros por hora.
Los trenes que fueron probados en el carril donde este viernes ocurrió el accidente en Lathen han llegado a alcanzar velocidades de hasta 450 kilómetros por hora. Sin embargo, los costos de desarrollo y puesta en funcionamiento de este tren han disuadido a otros países y ciudades a la hora de invertir en este tipo de proyecto.
China lleva años negociando con el Transrapid para la instalación de una segunda vía de 170 kilómetros entre Shanghai y Hangzhou.