Internacionales

Miles de húngaros exigen renuncia del gobierno

* Piden la renuncia al primer ministro Ferenc Gyurcsany luego que admitiera haber mentido sobre verdadero estado de economía del país

BUDAPEST /AFP -Más de 10,000 manifestantes, en su mayoría de ultraderecha, pidieron la renuncia del gobierno húngaro este martes en una segunda noche de protestas en Budapest, un día después de los peores disturbios en el país desde la caída del comunismo.
Los manifestantes, que agitaban banderas húngaras frente a la sede del Parlamento, pidieron al primer ministro socialista Ferenc Gyurcsany su renuncia luego que admitiera haber mentido sobre el verdadero estado de la economía del país.
La noche del lunes los disturbios dejaron un saldo de 150 heridos, cuando los manifestantes ocuparon temporalmente la sede de la televisión pública en el centro de Budapest. Otras manifestaciones, más pequeñas, se organizaron en las principales ciudades de Hungría a lo largo del martes.
Las protestas comenzaron luego de que la radio pública húngara difundiera, el domingo por la noche, la grabación de un discurso a puertas cerradas ante los diputados del partido socialista en mayo último, en el que Gyurcsany declaraba que el gobierno sólo había hecho “estupideces” y mintió durante un año y medio para esconder su proyecto de austeridad. “Hicimos todo, dijo, para mantener el secreto al terminar la campaña electoral”, dijo.
Primer Ministro responde con energía
Mientras los manifestantes se reunían frente al Parlamento este martes, amenazando con tomar esta vez la emisora de la radio pública, Gyurcsany dijo en una emisión en directo en la televisión del Estado que no renunciaría.
Gyurcsany decidió adoptar una enérgica actitud frente a los más graves motines desde la caída del comunismo en el país. “El desorden callejero no podía mantenerse y pedí a la Policía que restablezca el orden por todos los medios”, declaró Gyurcsany en la madrugada.
Viktor Orban, presidente del principal partido de oposición, Fidesz (derecha), lanzó este martes una especie de ultimátum al jefe del gobierno, reclamando su partida si el partido socialista pierde las elecciones municipales del 1 de octubre. “Si el 1 de octubre los húngaros rechazan la mentira y el proyecto (de reformas económicas lanzado por Gyurcsany), los socialistas deberán hacer renunciar al Primer ministro”, declaró ante periodistas.
Según los últimos sondeos, los socialistas cuentan con 23% de las intenciones de voto, contra 34% del Fidesz.
Por otro lado, los diputados húngaros votaron un texto que condena la violencia y llama a la calma, propuesto por los cinco partidos representados en el Parlamento.
El comisario europeo y ex ministro húngaro de Relaciones Exteriores, Laszlo Kovacs, llamó también este martes desde Bruselas a restablecer la calma.
Luego de convocar a un gabinete de seguridad nacional, Gyurcsany dijo que los disturbios eran “responsabilidad de toda la clase política” y eran provocados por las “mentiras” tanto de la izquierda como de la derecha desde la caída del régimen comunista, en 1989.