Internacionales

Asamblea General ONU pide paz en Medio Oriente

* Inició ayer en Nueva York con llamados a reforzar la credibilidad de la organización

NUEVA YORK / AFP -La 61 Asamblea General de las Naciones Unidas se abrió este martes en Nueva York con llamados del secretario general del organismo, Kofi Annan, y del presidente estadounidense, George W. Bush, a reforzar la credibilidad de la organización, actuando para solucionar el conflicto en Medio Oriente y la crisis humanitaria en Darfur (Sudán).
Annan, en el que fue su último discurso ante la reunión anual de líderes de la organización que dirige desde 1997, sostuvo que el futuro de las Naciones Unidas está ligado a la resolución del conflicto en Medio Oriente.
“Mientras el Consejo de Seguridad sea incapaz de acabar con este conflicto, y la ocupación (israelí) que ha durado casi 40 años, convenciendo a ambas partes de aceptar y aplicar sus resoluciones, el respeto a Naciones Unidas no dejará de caer”, dijo Annan a representantes de los 192 Estados miembros.
“Entre tanto, nuestra parcialidad será cuestionada. Y nuestros mejores esfuerzos para resolver otros conflictos serán combatidos, incluidos los de Afganistán e Irak, cuya gente necesita nuestra ayuda tan desesperadamente”, expresó.
“Mientras los palestinos vivan bajo ocupación, expuestos a las humillaciones y frustraciones diarias, y mientras sigan haciendo volar en pedazos a los israelíes en autobuses y salas de baile, las pasiones seguirán inflamándose”, señaló.
Annan, nacido en Ghana hace 68 años, primer secretario general africano, acabará su mandato el 31 de diciembre de 2006. Por su parte, Bush dijo en su discurso que “las Naciones Unidas deben actuar” si el gobierno de Sudán sigue oponiéndose a una fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU en la región sudanesa de Darfur.
Dirigiéndose a la población de Darfur, Bush declaró: “Vuestras vidas y la credibilidad de las Naciones Unidas están en juego”. El presidente estadounidense también indicó que nombró al ex jefe de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional, Andrew Natsios, como enviado especial para la región.
El conflicto en Darfur --una región desértica del tamaño de Francia-- en el que se enfrentan rebeldes y milicias árabes respaldadas por el gobierno, empezó en febrero de 2003. Los efectos combinados de la guerra y la hambruna han causado la muerte de 200.000 personas y 2,5 millones de desplazados, según la ONU.
El mandatario norteamericano criticó asimismo a Irán, cuyo programa nuclear la Casa Blanca cuestiona por considerar que se trata de un intento de Teherán de dotarse de armas atómicas.
Bush dijo a los iraníes que su gobierno es “el mayor obstáculo” entre ellos y un futuro de libertad, prosperidad y lazos afectuosos con Estados Unidos.
“El mayor obstáculo para este futuro es que sus gobernantes han elegido negarles la libertad y usar los recursos de su nación para financiar el terrorismo y estimular el extremismo, y procurarse armas nucleares”, indicó.
Como es tradicional en la Asamblea General, Brasil dio el puntapié inicial de la cita, en palabras de su presidente, Luiz Inácio Lula da Silva.
Lula reiteró el pedido de su país de ampliar el Consejo de Seguridad (órgano ejecutivo de la ONU) a nuevos integrantes, incluyendo países en desarrollo incorporados como miembros permanentes.
“Brasil sostiene que la expansión del Consejo de Seguridad debe considerar la entrada de países en desarrollo como miembros permanentes. Eso haría al órgano más democrático, legítimo y representativo”, dijo.
“La gran mayoría de los (192) Estados miembros está de acuerdo con este punto de vista y reconoce la urgencia de este asunto”, agregó Lula.
Brasil, India, Alemania y Japón formaron en 2004 un grupo de presión (G-4) para defender sus potenciales candidaturas a puestos permanentes.
El Consejo está integrado por 15 miembros, cinco permanentes con derecho a veto (China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia), mientras que los restantes rotan cada dos años.
La reunión se desarrolla en medio de ruido de sables en Tailandia, donde se produjo un golpe militar contra el primer ministro Thaksin Shinawatra, quien, según declaraciones de un alto responsable de su gabinete a la AFP en Nueva York, se considera aún el jefe de gobierno de Bangkok.
Durante el discurso de Bush, unas 400 personas marcharon desde una zona cercana al centro de Nueva York hasta la sede de la ONU, con pancartas que pedían “finalizar la guerra” en Irak y rezaban “Bush dimite”.
El debate del 61 período de sesiones de la Asamblea General de la ONU culminará el 29 de septiembre. La participación de los mandatarios estará concentrada entre este martes y hoy miércoles.