Internacionales

Espeluznantes testimonios en juicio contra Husein

Saddam Husein y seis de sus colaboradores están siendo juzgados por campañas militares contra los kurdos de Irak, que se estima causaron más de 180 mil muertos entre 1987 y 1988.

“Estuvimos varios minutos expuestos al humo blanco, al olor pestilente. Después los latidos de mi corazón se aceleraron, vomité, me ardían los ojos y no aguantaba de pie”. Iskandar Mahmud Abdel Rahman, 41 años, describió así el horror desatado por los bombardeos químicos ordenados por Sadam Husein sobre las poblaciones kurdas de Irak, durante la novena audiencia del juicio al presidente depuesto iraquí y a seis de sus lugartenientes, acusados de genocidio.
“Nunca he recuperado completamente la vista y mi cuerpo se llenó de quemaduras”, agregó el testigo, mostrando al tribunal su espalda cubierta de cicatrices durante la audiencia.
Ubaid Mahmud Mohamed, 58 años, relató el ataque contra la aldea de Seyusinan el 22 de marzo de 1988. “Oí a un habitante gritar ‘¡Corran para salvar sus vidas, es un ataque químico, es un ataque químico!’. Mi esposa y mis seis hijos fallecieron y muchas veces deseé haber muerto con ellos. No hay nada peor que sobrevivir a la muerte de los hijos”, afirmó.
Según Mahmud, todos los fallecidos por efecto de los gases tóxicos, fueron enterrados en dos fosas comunes.
Eskandar Mohamed, otro de los testigos que participó en la audiencia de hoy, aseguró que la aldea en que vivía, en el Kurdistán iraquí, fue bombardeada en 1988 por la aviación iraquí con armas químicas.
Tras esa agresión, la Unión Patriótica del Kurdistán de Irak, partido que controlaba la zona atacada, decidió trasladar a los habitantes de la aldea a áreas próximas a la frontera con Irán, recordó Mohamed.
Asimismo, el testigo mostró en la sesión una parte de su cuerpo afectado con manchas negras, que, según él, fueron causadas por las armas químicas, por lo que huyó a Irán para recibir tratamiento médico. Un testimonio similar dio Rauf Farayalah, que pidió una indemnización por esos bombardeos.
Entre los seis ex altos cargos iraquíes juzgados con Sadam, figura Ali Hasan Al Mayid, conocido como “Alí, el químico”, primo del ex dictador y responsable de la Zona Norte de Irak durante la campaña “Al Anfal”.
Saddam Husein y sus colaboradores están siendo juzgados por esas campañas militares contra los kurdos, que se estima causaron más de 180 mil muertos entre 1987 y 1988, según cifras facilitadas por el Fiscal General del Tribunal Penal Supremo.
Tanto Husein como sus seis lugartenientes podrían ser condenados a la pena de muerte al término del juicio, cuyas audiencias proseguirán mañana, miércoles.