Internacionales

Al Qaida promete “derrota” de Occidente

* Siete países árabes, incluidos Turquía e Irán, piden “disculpas claras” a Ratzinger

DUBAI / AFP -La rama iraquí de la red terrorista Al Qaida prometió continuar la Yihad (guerra santa) hasta “la derrota” de Occidente, en respuesta a las declaraciones del papa Benedicto XVI sobre el Islam y la Yihad, en un comunicado transmitido este lunes por su portal de Internet.
“Decimos al servidor de los Cruzados (ndlr: el papa): prepárese a la derrota (...) Decimos a los infieles y a los tiranos: prepárense a lo que los aflija. Seguiremos nuestra Yihad. Sólo nos detendremos cuando la bandera de la unicidad flote en todo el mundo”, escribe el Consejo consultivo de los muyaidines.
“Haremos trizas la Cruz. (No tendrán más elección) que entre el Islam o la espada (ndlr: la muerte)”, añade el Consejo compuesto de ocho grupos, citando un hadith (palabras del profeta Mahomet) que promete a los musulmanes “conquistar Roma”, y añaden que lo harán “como ellos conquistaron Constantinopla”.
Otros dos grupos armados en Irak, “Jaïch al-Muyahidin” (Ejército de los muyaidin) y “Asaeb al-Irak al-jihadiya” (Ligas yihadistas de Irak), amenazaron al Vaticano con represalias en dos comunicados puestos en sitios de Internet islamistas.
Piden “disculpas claras”
Siete países árabes, así como Turquía e Irán, reclamaron el lunes al papa Benedicto XVI “disculpas claras y francas” por sus controvertidos comentarios sobre el Islam, al término de una reunión de sus ministros de Interior en la ciudad saudí de Jeda.
El encuentro, centrado en los medios de restablecer la seguridad en Irak, reunió a los ministros de Irak, Arabia Saudí, Jordania, Bahréin, Siria, Egipto, Kuwait, Irán y Turquía.
En su declaración final, los titulares de Interior denunciaron “las reflexiones del Papa que han perjudicado al Islam y a los musulmanes” y le exigieron que “presente disculpas claras y francas”.
Recalcaron su “rechazo a todas las tentativas de relacionar el Islam con el terrorismo” y subrayaron que esa lacra, “bajo todas sus formas, contradice los principios y valores del Islam, que rechaza la violencia y el extremismo”.
Las afirmaciones realizadas en Alemania por el Pontífice, en las que relacionó implícitamente esa religión con la violencia, siguen provocando una oleada de protestas en el mundo musulmán, casi una semana después.
El domingo, Benedicto XVI aseguró durante el Ángelus que estaba “entristecido” por las reacciones a sus palabras consideradas “ofensivas para la sensibilidad de los musulmanes”.