Internacionales

Atentado suicida contra presidente de Somalia

* Intento de asesinato al parecer fue “inspirado” por red terrorista Al Qaida

BAIDOA, Somalia / AFP
Un intento de asesinato del presidente interino de Somalia acabó el lunes con la vida de al menos once personas, entre ellas seis de los atacantes, frente a la sede del Parlamento en Baidoa, al noroeste de la capital.
Según responsables del gobierno de transición, el presidente interino Abdulá Yusuf Ahmed salió indemne del ataque, pero “numerosos” miembros de la administración, cuya sede se encuentra en Baidoa, resultaron heridos.
Un hermano pequeño de Yusuf Ahmed que no ocupaba ninguna función oficial pereció en el ataque, consistente en dos fuertes explosiones. La intentona se produjo cuando el presidente interino abandonaba el Parlamento tras su discurso ante los diputados, indicaron fuentes oficiales.
“Era un ataque dirigido a asesinar al presidente y desestabilizar el gobierno”, un “acto criminal”, señaló a la AFP el ministro somalí de Relaciones Exteriores, Ismail Mohamed Hurre.
La primera explosión, procedente aparentemente de un coche bomba, provocó unas llamas inmensas y destruyó numerosos autos estacionados frente al edificio, según los testigos. “Vi estallar un auto blanco frente al Parlamento, destruyendo a otros siete vehículos”, explicó Sahad Mohamed Abukar, quien añadió que se escucharon “gritos por todas partes”.
Una segunda deflagración se produjo un cuarto de hora más tarde, informó un alto responsable policial. Según el canciller somalí, el ataque acabó con la vida de cinco miembros del entorno del presidente y de seis presuntos atacantes.
Las fuerzas de seguridad arrestaron además a dos sospechosos y perseguían a varios otros, indicó Hurre en rueda de prensa. El ministro rechazó señalar por el momento a posibles responsables, aunque se refirió a las “amenazas” emitidas por los tribunales islamistas, que a finales de junio tomaron por la fuerza el control de la capital, Mogadiscio, y de una parte del país.
El pasado miércoles, la Unión Africana adoptó un plan para el despliegue de una fuerza de paz regional de la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (Igad, que reagrupa a siete países de África del Este) en Somalia.
Los islamistas somalíes expresaron entonces su oposición y afirmaron que combatirían a la Igad. El gobierno de transición y los islamistas firmaron el 5 de septiembre en Jartum un acuerdo de paz provisional, pero continúan divididos sobre la presencia de una fuerza de paz extranjera en el país.
Fue un atentado suicida
El intento de asesinato del presidente fue un “atentado suicida”, al parecer inspirado por Al Qaida, y el primero jamás registrado en el país, según fuentes oficiales. Un responsable de seguridad de la oficina del presidente indicó a la AFP bajo el anonimato que hubo dos explosiones. “Una procedió de un vehículo lleno de explosivos y la otra fue llevada a cabo por un atacante suicida”, señaló este responsable.
“Indudablemente, éste es el trabajo del terrorismo internacional apoyado por Al Qaida”, la red de Osama bin Laden, agregó.
Yusuf salió ileso del ataque y confirmó que había sido blanco de dos explosiones cuando salía con su convoy de la sede del Parlamento. En al menos una de las dos deflagraciones intervino un atacante suicida, indicó el presidente, quien no quiso especular sobre posibles autores.
“El primer auto explotó entre 300 y 500 metros del vehículo en el que circulaba”, dijo el presidente en una entrevista con el servicio somalí de radio de la BBC.
Ese coche “colisionó contra el primer vehículo del convoy (presidencial), una bola de fuego avanzó entonces hacia mi auto y me obligaron a cambiar de vehículo, entonces fue cuando estalló otra bomba en un segundo auto”, explicó.
“Es la primera vez que se registra un atentado suicida en Somalia”, insistió Yusuf.
Por su parte, el primer ministro, Ali Mohamed Gedi, atribuyó el atentado a “terroristas” e indicó que dos personas habían sido detenidas y otras eran perseguidas por la policía.
El ministro de Relaciones Exteriores, Ismail Mohamed Hurre, estableció un vínculo entre el ataque contra el presidente y el asesinato la víspera de una religiosa católica, Leonella Sgorbati, de 65 años, en un hospital de Mogadiscio. Para el responsable de seguridad de la oficina presidencial, “el objetivo era matar al jefe de Estado y a miembros del gobierno e interrumpir el movimiento democrático del Parlamento federal de transición”, dijo a la AFP.
Las Naciones Unidas y la Unión Europea también condenaron el intento de asesinato del presidente. Por su parte, los islamistas en el país deploraron la ofensiva: “Condenamos las muertes de las personas en Baidoa”, declaró a la AFP el portavoz del Consejo Islámico Supremo de Somalia. “Los que cometieron ese ataque son enemigos de Somalia”, añadió.