Internacionales

Papa: "Lo lamento profundamente"

El máximo líder de la iglesia católica, que se expresaba por primera vez públicamente sobre esta controversia, no presentó las excusas formales reclamadas por el mundo musulmán.

El Papa Benedicto XVI declaró, hoy domingo, que estaba "sumamente afligido" por la ola de indignación causada por sus palabras sobre el Islam "que no expresaban de ninguna manera (su) pensamiento personal", durante la celebración del Angelus en Castel Gandolfo.
"Estoy profundamente afligido por las reacciones causadas por un breve aparte de mi discurso en la universidad de Ratisbona, considerado como ofensivo para la sensibilidad de los creyentes musulmanes, cuando se trataba de una cita de un texto medieval, que no expresa de ninguna manera mi pensamiento personal", declaró el Papa.
"Espero que la declaración que hizo el sábado el Cardenal Secretario de Estado en la que explicó el auténtico sentido de mis palabras contribuirá a apaciguar los ánimos y a aclarar el verdadero sentido de mi discurso, que, en su conjunto, era y es una invitación al diálogo franco y sincero con un gran respeto recíproco", añadió Benedicto XVI.
El cardenal Tarcisio Bertone afirmó el sábado que el Papa lamentaba profundamente que sus palabras sobre el Islam y la yihad durante su viaje a Alemania hubieran "sido interpretadas de una manera" que no corresponde "a sus intenciones".
El sumo pontífice, que fue aplaudido por la multitud, abrió la celebración del Angelus con la lectura de esta declaración en la que evocaba su viaje a Alemania, que calificó de "fuerte experiencia espiritual" llena de "recuerdos personales".
"El viaje apostólico en Baviera, que realicé en días pasados, ha sido una fuerte experiencia espiritual, en la que se mezclaron recuerdos personales, ligados a lugares que me son tan familiares, y perspectivas pastorales para un anuncio eficaz del Evangelio en nuestra época", dijo el Papa en su discurso pronunciado durante la oración del Angelus en Castel Gandolfo, al sur de Roma.
Igualmente anunció que comentaría más ampliamente su viaje apostólico a Baviera durante la audiencia general que llevará a cabo el miércoles próximo en el Vaticano.
Las declaraciones oficiales de la Santa Sede no han sido juzgadas suficientes por una gran parte del mundo musulmán, que espera que el Papa pida formalmente excusas por su supuesta ofensa al Islam.
Por otro lado, el secretario de Estado del Vaticano declaró que el viaje del Papa Benedicto XVI a Turquía, previsto para fines de noviembre, se mantiene al no existir "por el momento razones para anularlo".
"Espero que el viaje se haga. Por el momento, no hay razones para no hacerlo", declaró el nuevo secretario de Estado.
El domingo en la mañana, el ministro turco de Relaciones Exteriores, Abdulá Gul, había afirmado que la visita del Papa Benedicto XVI a Turquía tendrá lugar como estaba previsto, pese a las controvertidas declaraciones del Sumo Pontífice sobre el Islam.
El ministerio del Interior italiano pidió a todos los jefes de policía reforzar el nivel de seguridad nacional tras las amenazas proferidas por algunos grupos islamistas en reacción a las declaraciones del Papa.
La circular, difundida el sábado por la noche, invita a los responsables policiales a intensificar sus investigaciones en los entornos islamistas radicales, con el fin de evitar "manifestaciones o actos violentos", indicaron medios locales.
Un grupo armado iraquí, Jaich al Muyaidin, amenazó el sábado con "golpear" Roma y el Vaticano para vengarse de las palabras del Papa sobre el Islam, que han alzado en cólera al mundo islámico.