Internacionales

Expertos: primera vez que un Papa lamenta sus palabras

Para tratar de disipar la ola de indignación que se produjo en el mundo musulmán por sus declaraciones, el Papa hizo saber el sábado que lamentaba "profundamente que ciertos pasajes de su discurso" en Alemania parecieran "ofensivos para la sensibilidad de los creyentes musulmanes".

Es la primera vez que un Papa se muestra "apenado" y parece querer dar "marcha atrás", estimó el domingo en la prensa italiana Giuseppe Alberigo, director del Instituto de Ciencias Religiosas de la Universidad de Bolonia, después de que Benedicto XVI dijera que lamentaba sus declaraciones sobre el Islam.
"Es la primera vez que un Papa, por medio de su secretario de Estado, sólo tres días después de su intervención pública, se muestra apenado y parece querer dar marcha atrás para intentar atenuar las críticas recibidas", estimó Giuseppe Alberigo, interrogado por el diario La Repubblica.
"En algunos temas hay que tener más prudencia. Creo que el papa Wojtyla (Juan Pablo II) no habría hecho jamás una cosa parecida", estimó.
"Juan Pablo II pidió perdón por los errores históricos de la Iglesia, pero no por sus intervenciones. Un Papa como Wojtyla, que vivió las experiencias dramáticas del comunismo y del nazismo, jamás pronunció discursos que causaran reacciones tan violentas y peligrosas", recalcó el profesor.
"Si el discurso de Benedicto XVI provocó una reacción tan inmediata, ha sido también porque ahora vivimos en una verdadera aldea global, en la que cada palabra es transmitida, amplificada, y algunas veces igualmente deformada, en tiempo real a través de internet, la televisión y las agencias. Hace algunos años una intervención así no habría causado tanto ruido", indicó.