Internacionales

No Alineados abogan por uso pacífico de energía nuclear


Gobernantes y representantes de 118 países en desarrollo comenzaron ayer en La Habana la segunda y última sesión de la XIV Cumbre del Movimiento No Alineados (NOAL), de la que saldría una declaración cuyo principal objetivo es lograr un mundo más justo y en paz.
La jornada de ayer, presidida por el presidente en funciones de Cuba, Raúl Castro, contó con una larga lista de oradores muy superior a la del viernes, cuando se inauguró la reunión al más alto nivel.
El primer tema que se trató ayer fue la propuesta para que Egipto sea sede de la XV Cumbre del NOAL en 2009, lo que fue aprobado por aclamación por los 118 países que están en La Habana.
Entre los conferencistas de ayer figuran varios presidentes latinoamericanos, como el boliviano Evo Morales, el ecuatoriano Alfredo Palacio, el dominicano Leonel Fernández y el panameño Martín Torrijos, además del vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein.
También hablarán ministros o altos funcionarios de Chile, Honduras y Perú, además del canciller de Brasil, Celso Amorim, país observador en el NOAL.
Algunos de los discursos más esperados por los centenares de periodistas que cubren la Cumbre son los de los representantes de Corea del Norte, el Líbano, Irak, Afganistán, la Autoridad Nacional de Palestina, la Liga Árabe y la Unión Africana.
Los 55 gobernantes y las delegaciones oficiales asistentes firmarían las declaraciones finales, y a las 21.00 hora local (01.00 GMT del domingo) se clausuraría la reunión. En la declaración final se rechazan, entre otras propuestas, las agresiones de Israel al Líbano y a los territorios palestinos.
Los mandatarios abogaron por la paz mundial, el derecho a usar pacíficamente la energía nuclear y condenan toda manifestación de “unilateralismo, la doctrina del ataque preventivo, incluido con armas nucleares, acciones militares y el uso de la fuerza, así como la calificación de países buenos y malos”.
Durante la jornada los dignatarios asistentes aprovecharán la jornada para mantener encuentros bilaterales antes de abandonar La Habana.