Internacionales

Coalición lanza gran operación contra talibanes

* Milicianos se repliegan hacia el oeste de Afganistán * Piden refuerzos para tropas de OTAN

Unos 7,000 hombres de la coalición dirigida por Estados Unidos lanzaron este sábado una operación contra los talibanes en el este de Afganistán, mientras que la OTAN ocupó un bastión de los rebeldes en el sur, donde centenares de ellos murieron.
Al mismo tiempo, responsables en el oeste del país lanzaron un llamado al gobierno pidiendo refuerzos para combatir a los talibanes que parecen estar replegándose hacia esa región, hasta ahora relativamente a salvo de la violencia.
La ofensiva lanzada el sábado por las fuerzas de seguridad afganas y de la coalición constituye la fase principal de la operación “Furor de la montaña”, explicó el teniente-coronel Paul Fitzpatrick en conferencia de prensa.
Unos 4,000 policías, guardias fronterizos y soldados afganos, así como 3,000 militares de la coalición, principalmente norteamericanos, participan en el ataque en las provincias de Paktika, Khost, Paktya, Ghazni y Logar. Las tres primeras tienen frontera con Pakistán, desde donde se infiltran rebeldes y traficantes. Un instructor de la coalición murió el viernes en un ataque a Khost.
Furor de la montaña
“Furor de la montaña” incluye una serie de acciones destinadas a intensificar la presión sobre los talibanes en varias zonas del país. Una de las más importantes fue la operación “Medusa”, lanzada en el sur a principios de septiembre por la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) bajo la conducción de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).
Esa acción pretendía desalojar a los talibanes del distrito de Panjwayi y sus alrededores, donde intentaban fortalecer sus posiciones. La ofensiva, llevada a cabo por tropas canadienses de la ISAF y fuerzas afganas, causó la muerte de más de 500 rebeldes, según las cifras de la ISAF, imposibles de verificar en fuentes independientes.
También murieron unos 20 soldados extranjeros, así como unos 40 civiles, según las fuentes. Por otro lado, la ISAF anunció este sábado que 17 rebeldes murieron en la noche de viernes a sábado en el sur de Afganistán, cuando fueron descubiertos colocando bombas sobre la orilla de un camino, en una carretera próxima a una base militar, según un comunicado.
Las tropas abrieron fuego y pidieron después el apoyo de la fuerza aérea, y un avión lanzó dos bombas que mataron a todos los rebeldes, según pudieron ver al llegar al lugar donde fueron sorprendidos los afganos en Uruzgan, al sur del país.
Las tropas “pudieron confirmar que se trataba de 17 insurgentes que estaban colocando bombas en la carretera. En la operación destruyeron, además, cinco vehículos en los que los rebeldes llegaron al lugar donde fueron sorprendidos.
El portavoz no pudo detallar de qué nacionalidad eran los soldados de la OTAN que intervinieron en la operación, pero sí confirmó que no se produjo ningún herido entre ellos durante el enfrentamiento.
Aún no reciben oferta de refuerzos
Por otra parte, la OTAN no recibió ninguna oferta formal de refuerzos para sus tropas desplegadas en el sur de Afganistán durante la reunión de países miembros de la Alianza Atlántica el miércoles en Mons (sur de Bélgica), donde hubo, sin embargo, “señales positivas” en ese sentido.
“No se realizó ninguna oferta formal durante la reunión”, dijo el vocero de la OTAN, James Appathurai, al final del encuentro, pero, “en las discusiones de ayer, se dieron indicaciones positivas en términos de generación de fuerzas a proveer por las naciones para cumplir con los requerimientos”, agregó.
Appathurai afirmó, además, que esas indicaciones positivas abarcaban la posible modificación de restricciones que ciertos países, como Alemania, impusieron a cambio del envío de tropas a Afganistán y que complican la misión de la OTAN.
Responsables militares de los miembros de la OTAN se dieron cita el miércoles para discutir el envío de refuerzos al sur afgano, donde las tropas de la fuerza internacional enfrentan una resistencia de los talibanes más tenaz que lo previsto.
El comandante de la OTAN, el general James Jones, afirmó la semana pasada que necesitaba unos 2,000 hombres adicionales en esa región de Afganistán. Responsables militares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte analizaron recientemente la cuestión de una reserva táctica que se comprometieron a crear en Afganistán y que nunca fue constituida.
Esta unidad debía estar conformada por un batallón de infantería (entre 400 y 800 hombres), apoyada por helicópteros de ataque y personal de reconocimiento, lo que haría un total de 1,500 militares. La unidad en cuestión podría reforzar las tropas de la Fuerza Internacional de Asistencia.