Internacionales

Papa trata de apaciguar a mundo musulmán

* Aclaraciones del Papa no constituyen una excusa, dice dirigente árabe * Musulmanes aún no aceptan disculpas

CIUDAD DEL VATICANO / AFP
El Papa Benedicto XVI, intentando apaciguar la ira del mundo musulmán, “lamentó profundamente” este sábado que sus comentarios sobre el Islam y la violencia hayan parecido “ofensivas” a los creyentes de esa religión.
El Sumo Pontífice “lamenta profundamente que algunos pasajes de su discurso hayan parecido ofensivos para la sensibilidad de los creyentes musulmanes”, declaró el cardenal italiano Tarcisio Bertone, nuevo secretario de Estado del Vaticano.
En el origen de la controversia se encuentra un discurso que el jefe de la Iglesia Católica realizó el martes en Alemania, en el cual insinuó una relación entre el Islam y la violencia a través de la yihad (guerra santa). El Papa citó a un emperador bizantino del siglo XIV que dijo que el profeta Mahoma sólo había aportado “cosas malas e inhumanas”.
El Vaticano, visiblemente sorprendido por la dimensión tomada por los extractos de una compleja disertación sobre teología, intentó así dar respuesta a las condenas de las más altas eminencias religiosas del Islam y a las peticiones de disculpas de dirigentes políticos musulmanes.
El jefe de gobierno italiano, Romano Prodi, estimó desde China que Benedicto XVI había disipado los eventuales malentendidos. “No puede haber polémicas, el Papa ya ofreció aclaraciones sobre el sentido auténtico de su reflexión”, declaró según medios de prensa.
Marruecos llama a consultas a su embajador
Pocas horas después de las declaraciones Marruecos decidió, sin embargo, llamar a consultas a su embajador ante el Vaticano. El Consejo de Musulmanes de Gran Bretaña (MCB), la más importante organización musulmana del país, juzgó como un “primer paso” la precisión del Vaticano, aunque agregó que no era seguro que “pudiera ser considerado como una disculpa”.
Dalil Boubakeur, ex presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM) y rector de la Mezquita de París, recibió “con optimismo” las declaraciones del Vaticano, que estimó corresponden a su petición de una clarificación. Un dirigente de los Hermanos Musulmanes egipcios, Abdel Monim Abul Futuh, dijo que las declaraciones de Bertone “no constituyen una excusa”.
Por su lado, el jeque de al Azhar, la mayor autoridad del Islam sunita en el mundo, comunicó su indignación. Los comentarios del Papa “traducen una ignorancia clara del Islam y de su profeta”, y es seguro que no ayudarán “a reforzar el diálogo entre las religiones y las civilizaciones”, declaró Mohammed Sayyed Tantaui.
En Arabia Saudita el jeque Abdel Aziz al-Cheikh, el más alto dirigente religioso del país, juzgó que los comentarios del Papa eran una “mentira”. “El Islam no tiene nada que ver con el terrorismo”, dijo al diario Al-Riyadh.
“No importa cuáles hayan sido las circunstancias, como Papa no debió decir tales cosas”, declaró Ahmad Syafii Maafir, un alto responsable de la organización islámica indonesia Muhammadiyah. Indonesia es el país musulmán más grande del mundo.
Grupo iraquí amenaza atacar Roma y al Vaticano
En Irak una bomba explotó frente a una iglesia católica en Bassora, en el sur de Bagdad, dañando ligeramente la puerta. Un grupo armado iraquí, Jaich al-muyahidin, amenazó por su lado en un comunicado publicado en Internet atacar a Roma y al Vaticano.
En Somalia un jefe religioso, el jeque Abubukar Hassan Malin, ligado al poderoso movimiento de los tribunales islámicos, llamó a los musulmanes a “vengarse” del Papa, y agregó que toda persona que ofenda al profeta Mahoma debía “ser asesinada”. Los dirigentes políticos de los países musulmanes se sumaron a la ola de críticas.
El viernes las monarquías petroleras del Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudita, Emiratos Arabes Unidos, Kuwait, Qatar, Bahréin y Omán) reclamaron “excusas claras y francas” del Papa. Irán pidió, por su lado, al Sumo Pontífice “corregir” sus comentarios y los calificó de “gran error”.
La iglesia copta egipcia, cuyos miembros (entre 4 y 7 millones) constituyen la más importante comunidad cristiana en un país musulmán, rechazó todo “ataque contra los símbolos del Islam”. Los comentarios del Papa fueron criticados hasta en la prensa estadounidense, donde el New York Times los calificó como “trágicos y peligrosos”.
Pero en Europa algunas voces se elevaron en defensa de Benedicto XVI, además de la de Prodi. “Aquel que critique al Papa desconoce la intención de su discurso, que era invitar al diálogo entre religiones”, estimó la Canciller alemana, Angela Merkel.