Internacionales

Astronautas del Atlantis dan últimos toques a la ISS


Dos astronautas estadounidenses dieron los últimos toques el viernes a la instalación de un nuevo sistema de paneles solares para la Estación Espacial Internacional (ISS), en la tercera y última caminata espacial de la misión del transbordador Atlantis.
Joe Tanner y Heidemarie Stefanyshyn-Piper, la única mujer de los seis miembros de la tripulación, completaron su salida de seis horas y 42 minutos a las 15H42 GMT.
La pareja desplegó un radiador en la estructura solar, que busca evitar un recalentamiento del sistema, y reparó antenas de televisión inalámbricas, además de preparar salidas espaciales futuras por parte de otros astronautas.
La caminata del viernes completó la serie de tres salidas espaciales de la misión de 11 días del transbordador, iniciada el sábado pasado.
El paseo espacial comenzó con 45 minutos de retraso respecto del horario previsto, a causa de un problema técnico con la bomba de despresurización en la cámara donde habían dormido los astronautas, respirando oxígeno puro para preparar sus cuerpos para los efectos del espacio.
Tanner y Stefanyshyn-Piper habían realizado el martes su primera salida al espacio para hacer unas 15 conexiones eléctricas y electrónicas, con el propósito de acoplar a la ISS el nuevo módulo P3/P4, de 16 toneladas y que alberga la estructura de paneles solares.
El miércoles otros dos astronautas realizaron una salida de siete horas para activar el sistema de rotación de 360 grados de los paneles solares para que puedan ser expuestos al máximo a los rayos del sol.
El jueves los astronautas desplegaron los nuevos paneles de la ISS, que se espera dupliquen la capacidad energética de ésta cuando el laboratorio orbital esté completo, en 2010.
La producción eléctrica proporcionada por la segunda estructura de paneles debería permitir el funcionamiento de los laboratorios europeo Columbus y japonés Kibo, que serán instalados más adelante.
El nuevo sistema de paneles comenzará a funcionar en la próxima misión de un transbordador, el Discovery, prevista en diciembre.
“Debemos decir que ambos hicieron un trabajo excelente hoy (viernes), especialmente tú, Joe, con un desempeño legendario”, dijo Pam Melroy desde el centro de control del Centro Espacial Johnson, en Houston, Texas (sur).
Ésta era la séptima caminata espacial para el estadounidense Joe Tanner.
El sábado será el primer día calmo para los astronautas del Atlantis, que tendrán libre la mitad de la jornada para descansar y admirar el paisaje por las ventanillas de la nave.
El Atlantis --cuyo escudo térmico está en perfectas condiciones para regresar a la Tierra, según la NASA-- debe aterrizar el 20 de septiembre en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida.
Su misión marca la reanudación de la construcción de la ISS, que quedó a medio terminar tras el accidente del transbordador Columbia el 1 de febrero de 2003, que se desintegró al reingresar a la atmósfera debido a que un pedazo de aislante perforó al momento del despegue el escudo que protege del calor.