Internacionales

Declaraciones del Papa provocan ira musulmana

* “Los musulmanes del mundo reaccionaron y reaccionarán como hace falta a esos comentarios”, advierte líder religioso iraní

Las declaraciones del Papa Benedicto XVI durante su viaje a Alemania, en las que relacionó el Islam con la violencia y la sinrazón, siguen provocando la ira del mundo musulmán y han obligado al Vaticano a puntualizar el sentido de las palabras del Sumo Pontífice.
En Gaza una granada fue lanzada el viernes contra una oficina de una asociación de las juventudes cristianas, cerca de la iglesia más antigua de la ciudad, sin provocar víctimas, según los testigos.
Varias manifestaciones contra las palabras del Papa estaban previstas el viernes por la tarde en Gaza. El primer ministro palestino, Ismail Haniyeh, del movimiento islamista Hamas, condenó ante una multitud las afirmaciones de Benedicto XVI sobre el Islam e instó a “cesar de atacar” a esa religión.
“La Shoa tuvo lugar en el mundo cristiano”, recordó por su parte el diputado árabe israelí, Taleb Al Sana.
Un dignatario religioso iraní juzgó que las palabras del Papa reflejaban una “debilidad de espíritu”. “Los musulmanes del mundo reaccionaron y reaccionarán como hace falta a esos comentarios”, advirtió el conservador Ahmad Jatami, en su sermón durante la plegaria semanal en Teherán.
Asimismo, un jeque sunita iraquí reclamó en Bagdad la expulsión de los embajadores del Vaticano en los países musulmanes. La misión diplomática de la Santa Sede en la capital iraquí se encuentra actualmente cerrada.
En visita a Alemania, Benedicto XVI denunció implícitamente la relación entre el Islam y la violencia, especialmente en lo concerniente al término yihad (guerra santa), y destacó su oposición a la razón, comparándolo con el cristianismo, que según su opinión es lo contrario.
El jueves por la noche el Vaticano aseguró que el Pontífice no pretendió “entrar en un estudio profundo sobre la yihad y el pensamiento musulmán, y menos ofender la sensibilidad de los creyentes”.
El nuevo ministro de Relaciones Exteriores del Vaticano, monseñor Dominique Mamberti, afirmó el viernes a la AFP que el diálogo entre las religiones es un asunto “crucial”.
Por su parte, el Parlamento paquistaní adoptó una resolución en la que solicita al Papa que retire sus comentarios sobre el Islam.
“Los comentarios peyorativos del Papa sobre la filosofía de la yihad y sobre el profeta Mahoma han herido los sentimientos del mundo musulmán y presentan el peligro de extender la acritud entre las religiones”, afirma la resolución adoptada por unanimidad por la Asamblea Nacional paquistaní.
El ministerio de Relaciones Exteriores paquistaní calificó los comentarios del Papa de “lamentables” y denunció su “ignorancia” sobre el Islam.
En Líbano, una autoridad del Islam chiíta exigió una disculpa personal del Papa “por esta lectura errónea del Islam”.
Jordania solicitó explicaciones “inmediatas” al Vaticano, mientras que la máxima instancia musulmana de Siria exigía “una aclaración” sobre esas palabras “inexactas”.
En India, un país laico con un 80% de hindúes y un 13% de musulmanes, la comisión nacional para las minorías calificó las palabras del Pontífice como “una llamada a las cruzadas de la Edad Media”.
“No es otra cosa que un insulto”, afirmó por su parte una organización musulmana india que hizo igualmente un llamamiento a los creyentes islámicos para que “mantengan la sangre fría”.
En Afganistán el Ministerio de Relaciones Exteriores estimó que “debemos ser muy prudentes y no dejar que este asunto sea utilizado por los extremistas”, cristianos y musulmanes, “que buscan un choque de civilizaciones”.
En Europa también se escucharon las protestas de representantes religiosos.
La comunidad musulmana de Austria reclamó explicaciones al Papa, y dos organizaciones musulmanas británicas pidieron una aclaración “sin demora”.
Sólo la canciller alemana, Angela Merkel, salió abiertamente en defensa de Benedicto XVI: “Quien critica al Papa desconoce la intención de su discurso, que era invitar al diálogo entre religiones”, afirmó al diario Bild, que publica las declaraciones hoy.
“El Papa está claramente comprometido a favor de este diálogo, que yo apoyo también, y que considero necesario y urgente”, recalcó la canciller.