Internacionales

Primer matrimonio homosexual entre militares españoles

Con su aprobación, España se convirtió en el cuarto país del mundo, tras Holanda, Bélgica y Canadá, que permite los matrimonios homosexuales, uniones que también son reconocidas en el estado de Massachusetts (EEUU). En España se han casado 4 mil 500 parejas desde la entrada en vigencia en julio del 2005.

Dos soldados destinados en una base aérea de Andalucía contrajeron hoy el primer matrimonio entre militares españoles del mismo sexo en el Ayuntamiento de Sevilla, capital de esta región del sur de España.
Vestidos con el traje de gran gala del Ejército del Aire, Alberto Sánchez Fernández y Alberto Linero Marchena se casaron un una ceremonia civil oficiada por el alcalde de la ciudad, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín.
La ley del matrimonio entre personas del mismo sexo, vigente en España desde el 3 de julio de 2005, un año después había permitido casarse a 4.500 parejas, pese a las dudas expresadas inicialmente por algunos sectores sociales, políticos y religiosos.
A la boda de los dos soldados asistieron un centenar de invitados entre familiares y amigos, además de varios militares compañeros de los novios, ambos con destino en la base de Morón de la Frontera (Sevilla).
Ante un gran número de personas que curioseaban en las puertas del Ayuntamiento, y en presencia de muchos fotógrafos y cámaras de televisión, un coro rociero contratado por los contrayentes cantó cuando el sevillano Linero Marchena, de 27 años, que iba acompañado de su prima como madrina, entró en la sede municipal.
Linero, visiblemente nervioso, explicó a los periodistas que no cree que "pase a la historia por ser el primer militar gay que se case" en España e insistió en que no han recibido amenazas de sus compañeros del Ejército y en que nadie les ha dado problemas.
Alberto Sánchez Fernández, madrileño de 24 años, entró un poco más tarde del brazo de su madre, que actúo como madrina durante la ceremonia civil.
El alcalde leyó los artículos de la Constitución y del Código Civil que le otorgan poder para casar a los dos homosexuales y animó a los contrayentes a que crearan una familia comprometida con la sociedad "con igualdad y ante la diversidad".
En un futuro ambos sueñan con poner una tienda de ropa, aunque quieren seguir siendo militares.
Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en España conviven unas 10.400 parejas de personas del mismo sexo; aunque, en opinión de las asociaciones de gays y lesbianas, esa cifra está muy por debajo de la realidad, ya que el censo oficial sólo computa a quienes expresamente quieren manifestar su orientación homosexual.
La principal fuerza política de oposición, el conservador Partido Popular (PP), interpuso un recurso de inconstitucionalidad contra la ley con el argumento de que desnaturaliza "la institución básica del matrimonio" por no respetar su definición constitucional como unión de un hombre y una mujer.
El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, prometió en su debate de investidura, el 16 de abril de 2004, abrir el matrimonio a las parejas homosexuales.
Según las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 56,9 por ciento de los españoles aprueba los matrimonios homosexuales, porcentaje que desciende al 42,4 por ciento en lo que se refiere a la adopción de niños por parte de parejas gay.