Internacionales

El Papa habla de ciencia, Islam y unión cristiana


El cuarto día de visita del papa Benedicto XVI al sur de Alemania estuvo marcado por un llamamiento a la unión de todos los cristianos frente a un mundo confuso y unas reflexiones teológicas que desentrañaban la esencia del Dios del Islam y acotaban la ciencia.
En Ratisbona, una localidad del este de Baviera, en la confluencia de los ríos Danubio y Regen, el Sumo Pontífice dio rienda suelta el martes a su vocación académica con unas intervenciones que analizaban el lugar de Dios frente a la razón y la ciencia.
Durante una celebración de vísperas ecuménicas, ante personalidades protestantes y ortodoxas, el Papa pidió la unión de los cristianos porque “en un mundo lleno de confusión, debemos dar de nuevo testimonio de las orientaciones que convierten una vida en una vida verdadera”.
“Este deber importante, común a todos los cristianos, debemos afrontarlo con gran decisión”, agregó Benedicto XVI en ese templo gótico de estilizadas torres ojivales.
Antes, el Santo Padre, ojeroso y vestido de blanco inmaculado, se dirigió a científicos y profesores en la Universidad de Ratisbona, de la que fue catedrático de dogmática de 1969 a 1977. Les habló de la voluntad del Dios del Islam que, según dijo, no se supedita a la razón, lo que lo diferencia del cristiano, y afirmó que el camino hacia la fe no pasa nunca por la violencia. “La fe es fruto del alma, no del cuerpo. Quien quiera conducir a alguien a la fe necesita hablar bien y razonar correctamente, en vez de (usar) la violencia y la amenaza”, explicó.
“No actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios”, pero para la doctrina musulmana “Dios es absolutamente trascendental. Su voluntad no está ligada a ninguna de nuestras categorías, ni siquiera a la razón”, afirmó el jefe de la Iglesia Católica, sin criticar en ningún momento a la religión islámica.