Internacionales

El tiempo se detuvo un minuto en Nueva York

Estados Unidos recordó este lunes a las casi 3,000 personas que murieron hace cinco años en los atentados del 11 de septiembre de 2001 con un sinfín de actos que tuvieron como principal escenario la Zona Cero de Nueva York, donde se alzaban las Torres Gemelas. El aniversario estuvo marcado, además de los actos, por el debate sobre el liderazgo de la Casa Blanca en la “guerra contra el terrorismo” declarada tras los atentados

Nueva York abrió los homenajes a las 08h 46 con un minuto de silencio, a la misma hora en que el primer avión impactó contra las Torres Gemelas. “Han pasado cinco años y aún permanecemos unidos. Volvemos a este sitio para recordar el desolador aniversario y a cada persona que murió aquí, aquellos a los que conocíamos y aquellos a los que no, cuya ausencia siempre nos acompaña”, dijo Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York.
A las 09:03 horas locales tuvo lugar el segundo de los cuatro minutos de silencio, coincidiendo con el momento en que el segundo avión se estrelló, mientras que las dos pausas restantes marcaron el colapso de los rascacielos.
El presidente estadounidense George W. Bush y su esposa Laura, ambos vestidos de negro, participaron en los minutos de silencio en Nueva York, concretamente en un cuartel de bomberos, para rendir homenaje a los 343 miembros del cuerpo que murieron aquel día.
Los cónyuges de las víctimas protagonizaron este año la tradicional lectura de los nombres en la Zona Cero, concluyendo su parte en el acto con mensajes de afecto a sus seres queridos. Tras ello, las familias descendían hasta lo más hondo del solar a depositar flores en dos pequeños estanques, representando las huellas de las Torres Gemelas.
La ceremonia se alargó casi cuatro horas, hasta las 12:25 horas locales. Como hiciera en el primer aniversario, Bush --que el domingo depositó una corona de flores en la Zona Cero-- estuvo en los tres escenarios de los atentados a lo largo del día.
Tras Nueva York, se desplazó a Shanksville, Pennsylvania (noreste), cerca de donde cayó el vuelo 93 de United Airlines, y luego a Washington para honrar a las víctimas del Pentágono.
Otros miembros de su gobierno participaron en diversos eventos. En el Pentágono, el vicepresidente, Dick Cheney, y el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, pidieron mantener la unidad y la perseverancia. “No tenemos intenciones de ignorar a la más reciente banda de fanáticos de la historia”, aseguró Cheney, principal valedor, junto a Rumsfeld, de las invasiones de Afganistán e Irak.
También en la capital estadounidense, la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, rindió tributo a las víctimas extranjeras en presencia de la ex primera ministra británica Margaret Tatcher. Los atentados del 11 de septiembre fueron “un ataque contra los ideales universales de paz, de libertad y de derechos humanos que simbolizan países como el nuestro”, dijo Rice ante las banderas de los 90 países que perdieron a ciudadanos en los atentados.
Mensaje de Bush a la nación
A las 21 horas locales, poco después de que dos haces de luz gigantescos fueran iluminados en el lugar en el que se alzaban las Torres Gemelas, Bush se dirigiría al país desde la Casa Blanca en un mensaje televisado.
Las conmemoraciones coincidieron con tres falsas alarmas en Estados Unidos causados por objetos “sospechosos” que obligaron a cerrar un pequeño aeropuerto californiano, el de Long Beach, y la estación ferroviaria Penn de Nueva York y a desviar un vuelo después de que alguien abandonase un teléfono celular.
La visita de Bush a la Zona Cero el domingo fue repudiada por decenas de manifestantes, mientras la prensa estadounidense de este lunes dedicaba editoriales al tema. The New York Times afirmaba que la guerra que se está librando en Afganistán “está, en el mejor de los casos, empantanada”, mientras que Irak es un caldo de cultivo de una nueva generación de terroristas.
Los Angeles Times acusaba a Washington de frivolizar el desafío poniendo como ejemplo el epíteto de “fascistas islámicos” que Bush dedicó a los extremistas musulmanes.
A dos meses de las elecciones legislativas de noviembre, el aniversario ha avivado las diferencias políticas. La senadora demócrata y ex primera dama Hillary Clinton afirmó este lunes que los estadounidenses son menos vulnerables, pero de todos modos, “no están suficientemente seguros”.