Internacionales

Ex presidente tico niega tener cuentas en Panamá


PANAMÁ / ACAN-EFE -Como un perseguido político se siente el ex presidente costarricense Rafael Ángel Calderón (1990-1994), procesado por corrupción en su país, al tiempo que niega tener cuentas bancarias en Panamá, informó el diario local La Prensa.
En una misiva remitida al rotativo, el ex presidente, del Partido Unidad Social Cristiana, afirma que "he sido víctima de una vergonzosa persecución política... pero confío que cuando el asunto llegue a los altos estados judiciales, la verdad saldrá".
Calderón se refirió al asunto en respuesta a declaraciones dadas en Panamá a mediados de agosto por el fiscal de Delitos Económicos, Corrupción y Tributarios de Costa Rica, Warner Molina, quien aseguró que el 90 por ciento de las cuentas bancarias de Calderón y del ex presidente Miguel Angel Rodríguez, fueron descubiertas en Panamá.
Rodríguez, también ex presidente costarricense (1998-2002) y copartidario de Calderón, enfrenta otro proceso por corrupción, fue sometido a un año de prisión preventiva y actualmente guarda arresto domiciliario.
A Rodríguez, fugaz secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 2004, se le vincula con la recepción de comisiones ilegales provenientes de la empresa telefónica francesa Alcatel y se le acusa de haber recibido 400,000 dólares del Gobierno de Taiwán y un millón de dólares de una empresa de ese mismo país.
De acuerdo con la fuente, Costa Rica pidió a Panamá una asistencia judicial sobre estos casos, abiertos en 2004, y en ambos ya se remitió la respuesta, que están sujetas al secreto de sumario.
"Nunca he tenido, ni mi familia inmediata, cuenta alguna en un banco en Panamá, por lo que es imposible que me hayan congelado algo inexistente", sostiene Calderón, quien estuvo en prisión preventiva un año cuando se inició la investigación y ahora está libre.
Reitera que contra él se ha montado "una patraña".
A este ex gobernante, de 56 años, se le vincula con un reparto de comisiones de un préstamo de Finlandia para la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), del que --según la Fiscalía e investigaciones de la prensa de su país-- recibió 520,000 dólares.
Del préstamo, aprobado en 2001, presuntamente fueron repartidos cerca de ocho millones de dólares en comisiones entre funcionarios públicos, entre ellos el entonces presidente de la CCSS, Eliseo Vargas, ahora en libertad bajo fianza.
Los delitos atribuidos a Rafael Ángel Calderón son asociación ilícita, cohecho y enriquecimiento ilícito.